#PecesSueltos presenta: The Tiger Lillies

“A Loose-Fish is fair game for anybody who can soonest catch it.” Moby Dick

Si la música se parece al mar, y lo habitamos todos, hay especies raras, que se ven poco y extraña vez son capturadas. Aquí surcamos las olas para hacerlos más evidentes.

The Tiger Lillies

Por Alejandro Guerrero
@elAleGuarrero

A finales de la vertiginosa década de los ochenta, nace en Londres, Inglaterra, una  agrupación poco ortodoxa que combinaría magistralmente el legado de la ópera clásica, la teatralidad cabaretera, la instrumentación gitana y la furia punk; con ingeniosas y estridentes letras que tocan escandalosos temas como la drogadicción, la zoofilia y la prostitución con fuertes dosis de blasfemia… todo lo ideal para irse derechito al INFIERNO.

¿Los “Lirios Atigrados” o “Lillie” la prostituta del Soho?

Existen muchos rumores acerca de la historia de la banda así como sobre el origen de su nombre. Hay quienes afirman que Martyn Jacques (voz, acordeón, piano, guitarra, armónica, ukelele y banjolele) solía vivir en el piso superior de un prostíbulo londinense en donde, se cree, conoció a los otros dos integrantes del trío, quienes eran asiduos feligreses del rascuacho local. Otras versiones indican que la agrupación se reunió tras atender el anuncio que Martyn puso en la revista Loot, procurando bajista y baterista.

Igualmente, el nombre de la banda puede parecer encerrar un misterio cautivante. A primera impresión y recurriendo a un diccionario, Tiger Lillie es una flor tropical conocida como “lirio atigrado”, frondosa y perfumada, contrasta con el aspecto de la banda: tres tipos enfundados en viejas prendas formales, maquillados al estilo vaudeville, quienes no parecen oler tan bien como la exótica flor. Otras versiones más torcidas apuntan al desafortunado homicidio de “Lillie”, una prostituta del Soho quien acostumbraba vestirse con ropas del tipo “animal print”, que habría inspirado el nombre de la agrupación. Sin embargo, el propio Martyn ha esclarecido en algunas entrevistas que, el nombre de la banda fue establecido a partir de una pintura que él mismo hizo en la pared de su casa.

De Bertolt Brecht a Georg Büchner

Este provocativo trío de músicos avant-garde cuenta con una extensa producción musical: 18 oscuros y burlones títulos que nos sumergen en el decadente mundo de las bajas esferas, marginales escenas, personajes extraños inspirados en la literatura de diversos autores trasnochados, críticos y enfermos. Es así que encontramos alusión directa a la obra de escritores como Bertolt Brecht y su Ópera de los tres centavos (magistralmente re interpretada en aquel álbum llamado Two Penny Opera) musicalizada en colaboración con el compositor alemán Kurt Weil. La cercanía a la literatura alemana es evidente, así como su afición por el cabaret y la chanson française, sin embargo también existen influencias de Shakespeare y  un álbum inspirado en la trágica e inacabada obra de Georg Büchner: Woyzek.

El conjunto de sonidos melódicos acompañados de frases hilarantes, e incluso perturbadoras, te harán reflexionar acerca de si es “políticamente correcto” estarte riendo de lo que te estás riendo, un oleaje de emociones recorrerán tu cuerpo hasta la última fibra. Convirtiendo lo abominable en algo sublime que se disfruta, provocando risas nerviosas a partir de historias de violaciones, sadismo, trata de blancas, homicidio y bestializo sexual. Todas estas características convierten a esta agrupación en una banda fundamental que todo melómano debe conocer y todo párroco atacar.

Acabemos pues este choro mareador y demos paso a la música (que es lo que realmente nos importa). Ábranse paso por este mundo lúgubre y sarcástico que combina potentes acordeones, fantasmagóricos serruchos, inusuales juguetitos, silbatos chirriantes, extraños instrumentos percusivos y la estridente voz de un demoniaco payaso extraído desde el canto más sucio y tenebroso del bar. Si eres de oídos sensibles y le machucas bien al inglish, indudablemente, los Tiger Lillies NO SON PARA TI.

Salú con gin, nos leemos la próxima, si me buscan estaré sentado entre el hombre elefante y la mujer araña.

Comments

comments