#PecesSueltos presenta: William Onyeabor

“A Loose-Fish is fair game for anybody who can soonest catch it.” Moby Dick

Si la música se parece al mar, y lo habitamos todos, hay especies raras, que se ven poco y extraña vez son capturadas. Aquí surcamos las olas para hacerlos más evidentes.

 

William Onyeabor

 

Por El Ale Guerrero
@elAleGuarrero

África siempre será la vanguardia, ahí se encuentra el origen de la humanidad. La música que escuchamos hoy en día debe mucho al legado cultural africano.

Hace unos años, un pequeño sello discográfico de la ciudad de Nueva York lanzó una compilación de temas producidos entre los años 70 y 80 por un músico electrónico nigeriano. No se sabían un montón de cosas acerca de él… Y seguimos sin saberlas.

Peces

Antes de Daft Punk está William Onyeabor. Un misterio viviente que ha inquietado a los melómanos más empedernidos de nuestra era. Su sonido está cargado de fuertes influencias del Funk así como adelantadas secuencias sintetizadas, aderezadas con una potente lírica de contenido social.

Contextualizado dentro de los años de la Guerra Fría, Onyeabor editó por sí mismo ocho álbumes antes de convertirse al cristianismo (cuestión que adquiere importancia considerando que Nigeria es un país mayoritariamente musulmán) y dejar el camino de la música por completo. De hecho, hubo quien osó develar la densa bruma que rodea su figura, tan sólo para encontrar más interrogantes.

El misterio en torno a la figura de William Onyeabor va más allá de lo convencional, pues se ha dicho de todo acerca de su figura; hay quienes lo mencionan como un amante consternado del cine, pasión que lo motivó a estudiar en la antigua Unión Soviética, para después montar su estudio de producción en Nigeria y dedicarse a grabar trillas sonoras cinematográficas… Hay quienes lo ubican como un abogado egresado de Oxford, mientras otras versiones sostienen que continúa trabajando como contratista para el gobierno de Enugu, donde además, es un exitoso hombre de negocios… Naturalmente todas estas versiones son rumores que no podemos corroborar.

Sin embargo, lo único que podemos saber a ciencia cierta, es que NUNCA has oído algo semejante. Onyeabor resalta entre los principales exponentes de la música de su época, pues mientras las bandas rockeras y funkeras del afrobeat nigeriano idolatraban a James Brown; Onyeabor desarrollaba un sonido propio en su estudio atiborrado de teclados y sintetizadores, dotándolo de cierto tinte “futurista” para la época. Él mismo era quien se encargaba de todo el proceso creativo desde la lírica de sus temas hasta la post producción; tan sólo se dejaba auxiliar, en contables ocasiones, por un coro femenino.

Disfrutemos pues, los ritmos provenientes de una época perdida, cuando el futuro era de ayer y el mañana ya había acontecido. Saque cada quien sus propias conclusiones, deteniéndose en la lírica para reflexionar sobre este mundo lleno de contrastes, mientras se deja llevar hacia el trance al que invita este buen samaritano, quien hoy en día, nada quiere saber sobre música.

Comments

comments