Postal 50. El exótico mundo del mar domesticado

Por Erika Arroyo
@WooWooRancher

El nado solitario, lento y suave de un invertebrado de cuerpo traslúcido tiene un efecto magnético en la atención de los niños. Bocas diminutas se abren mostrando los orificios entre dientecitos como portales hacia universos casi intactos, en sus ojos, avanza la medusa como un fantasma arrastrando su harapienta existencia.

El estanque es un gran ventanal, el agua atravesada por la luz tiene el poder de un reflector con mascarilla, el escenario perfecto para una interpretación estelar. Como la prima ballerina, un delfín nariz de botella sonríe al público por el costado del estanque, gira y se mueve en todas direcciones como algún primerizo maestro de ceremonia. En el llamado para el show del cuarteto de delfines, una voz femenina se cuela a través de las bocinas. Las gradas comienzan a llenarse y el simpático cetáceo es recompensado por un sujeto tan sonriente como él.

Por el túnel central, un tiburón gato atraviesa seguido de un séquito de cardúmenes de colores. Sus consortes tienden una alfombra para que el más anciano del lugar pase sin ser perturbado. Un puñado de vida salvaje envuelta en plástico burbuja.

Una multitud de seres flotantes de aparador conviviendo en un envolvente simulacro donde el afuera es el adentro y la inmensidad una miniaturización de la vida acuática. Los espectadores observan anonadados inquietantes inmovilidades, oscuros movimientos, un muestrario de lo que los rebasa.

En sueños, nadamos en sincronía con aquellas ballenas y mantarrayas de dulce desplazamiento y encantadora presencia.

Como buzos emprendemos expediciones hacia las profundidades del exótico mundo del mar domesticado, somos los mosquitos atrapados en una marea de café o agua de limón, encapsulados, contenidos.

Cloisterphobia / Thee More Shallows
[audio:http://nofm-radio.com/podcast/Cloisterphobia.mp3]

En el almacén de curiosidades, los océanos de salón y los lagos de piscina, son los espejos que reflejan tan solo un haz de luz a nuestros pies. Debajo de ellos un aparente reposo.

Postal50vuelta

Comments

comments