¿Qué es Cambridge Analytica? Te explicamos cómo Facebook vende tus datos y tú votas por quien te dicen

¿Cómo te verías si fueras del sexo opuesto? ¿A qué celebridad te pareces? ¿Qué tan vieja es tu alma? ¿Que artista eres? Estos y cientos de test cotorros más podemos encontrar diariamente en Facebook. Mientras nos reímos de las respuestas de nuestros amigos, o de las nuestras (contestemos o no el test), no se nos ha ocurrido pensar en la cantidad de información que revelamos al responder estas nimiedades. Y peor, cómo pueden ser utilizados esos datos.

El día de hoy se reveló que la empresa Cambridge Analytica explotó sin autorización los datos de 50 millones de usuarios de Facebook para crear publicidad personalizada que favoreciera el voto por Donald Trump, y a favor de Brexit, en lo que constituye una de las más grandes filtraciones de datos de la historia. Esto fue dado a conocer por los periódicos The Observer, The Guardian y The New York Times, gracias al testimonio de Christopher Wylie, una de las mentes detrás de esta herramienta polítca. Y aunque parezca que el reportaje descubre el agua tibia y todos sepamos que al estar en Facebook le vendimos nuestra alma (y nuestros datos) al diablo, esta noticia nos hace reflexionar sobre qué tan concientes somos del uso y alcance que tiene la manipulación de datos. Para tener las cosas más claras, acá les dejamos 8 puntos para entender qué es Cambridge Analytica y la gravedad de la manipulación de datos en redes sociales.

* La política es como la moda

En 2014, un joven veinteañero, genio de la tecnología, graduado en leyes y apasionado de la política, conoció a Steve Bannon, entonces director de Breitbar News y, posteriormente, gran entusiasta de la campaña presidencial de Donald Trump, y le planteó una idea: la política es como la moda. Bannon, un convencido de que la política es una guerra cultural, pronto se sumó a la idea de la posibilidad de plantar opiniones políticas como si fueran tendencias de la moda. De pronto, Wylie era el mejor aliado de quien sería después el asesor estrella de Donald Trump.

* Una teoría por probar

Tras el contacto con Steve Bannon, se creó Cambridge Analytica. Al frente de la empresa quedaría Alexander Nix, un empresario británico que trabajaba análisis de comportamientos. En 2016, con la campaña de Donald Trump en marcha, la empresa recibió un jugoso donativo de Robert Mercer, un histórico patrocinador del Partido Republicano, quien aportó 12 millones de dólares, de acuerdo al reporte hecho al órgano electoral estadounidense. Según las palabras de Wylie, en su experiencia, el hombre más rico de la habitación suele ser también el más tonto, pero Robert Mercer estaba particularmente abierto a sus ideas y dispuesto a patrocinarlas. Con eso en mente, el director de Cambridge Analytica, Alex Nix, le dio carta abierta para realizar sus experimentos. Pero la teoría de Wylie aún debía ser probada: ¿cómo podían crearse perfiles psicológicos y de comportamiento de los ciudadanos para influir en sus decisiones? Lo único que hacía falta para llevar a cabo el experimento era la materia prima: los datos personales de un grupo de personas para analizar la forma de penetración de ideas. Ahí apareció el Dr. Aleksandr Kogan.

* El buen doctor

Aleksandr Kogan es un investigador de Cambridge, nacido en Rusia y criado en Nueva York, creador de la empresa Global Science Research. Por medio de esa empresa Kogan creó la aplicación This is Your Digital Life, que realizaba el test MyPersonality en Facebook. Kogan habría obtenido permiso de la red social para ofrecer la aplicación a los usuarios y así obtener información que sería utilizada con fines académicos. No obstante, This is Your Digital Life no tenía que ver con el trabajo que Kogan realizaba para al menos dos universidades. El trabajo entre el Dr. Kogan y Chritopher Wylie permitió tener acceso a los datos personales de más de 270 mil usuarios de Facebook en Estados Unidos, pero, por el propio diseño de la aplicación, no sólo permitía tener acceso a los datos de los usuarios que realizaran el test, sino también daba entrada a los datos de toda la red de amigos. De esta manera, Cambridge Analytica obtuvo los datos de más de 50 millones de usuarios de la red social en Estados Unidos.

* 12 likes de separación

El análisis de datos que realizó Cambridge Analytica permitió establecer una red que creaba patrones de comportamiento de los usuarios. De esta manera, con tan sólo 12 likes que un usuario tecleara, la empresa podía determinar su género, estado civil, ubicación aproximada, escolaridad, inclinaciones políticas, entre otras tantas cosas. Esa información permitió crear una catalogación de los usuarios a partir de cinco categorías (la llamada Big Five): apertura a la experiencia, escrupulosidad, extroversión, afabilidad y neurosis. Así se formaron grupos de electores a los que se bombardearon, por medio de perfiles falsos y publicidad pagada, con campañas de comunicación específicas que explotaban sus deseos y temores. Lo anterior, en conjunto con la emisión de noticias falsas, manipulaba con éxito la opinión y preferencia por uno u otro candidato o decisión.

* Voto x Voto, Dato x Dato

Cambridge Analytica inetrvino en dos de las elecciones más sorpresivas de los últimos tiempos: el triunfo de Donald Trump y el Brexit. Mucho se ha hablado y escrito sobre las causas por las que ambos electorados se habrían decidido por opciones tan controvertidas. Si bien las razones del triunfo de Trump y el Brexit son multifactoriales, hay que anotar una gran injerencia de lo que Chris Wylie ha llamado “la herramienta de guerra psicológica de Steve Bannon“. Aunque las acciones de Cambridge Analytica no se han restringido a Reino Unido y Estados Unidos: según reuniones de los ejecutivos de la empresa, se habría intervenido elecciones en Brasil, Argentina, Kenia, India, Nigeria y República Checa. Las acciones de la empresa en esos países fueron desde “estrategias de comunicación” hasta la elaboración completa de plataformas políticas.

* Como Nixon en esteroides

Cuando Christopher Wylie logró cosechar los datos de 270 mil usuarios de Facebook desconocía cuál sería el peso de su creación. Los perfiles de esos usuarios ya estaban hechos, Steve Bannon ya era el jefe de campaña de Donald Trump, y SCL (compañía socia de Cambridge Analytica) acababa de ganar un contrato con el Departamento de Estado estadounidense. En ese momento Wylie se dio cuenta del alcance de su creación, a la que definió como “Nixon en esteroides“, en clara alusión al escándalo de Watergate y el robo de documentos sobre el aparato de espionaje del presidente Nixon. Como parte de su testimonio a la prensa, Wylie ha presentado documentos y la ruta del dinero de los diveros patrocinadores de Cambridge Analytica. En sus propias palabras, ha decidido tomar responsabilidad en la creación de la maquinaria, y está dispuesto a declarar on the record sobre el funcionamiento de la empresa y las repercusiones en la política estadounidense. Wylie ha sido comparado con Edward Snowden, Chelsea Manning y Julian Assange por develar este caso, aunque ninguno de los antes mencionados tuvo una participación tan clara en la creación del aparato que denunciaron posteriormente.

* La inocente red social

¿Y Facebook? Bueno, a la red social le ha llovido. Desde la publicación del reportaje, sus acciones han caído casi 7%. Tan sólo en un día, la empresa de Mark Zuckerberg perdió 32 mil millones de dólares. Sin embargo, Facebook niega hasta el cansancio que ellos hayan participado activamente en la manipulación de electores. Su defensa consiste básicamente en el argumento de que el Dr. Aleksadr Kogan dio un mal uso a los datos de los usuarios. Asegura que todo estuvo fuera de sus manos pues no hubo una violación a la seguridad de la red, no hubo un robo de contraseñas o identidades, y ese es justo el problema. A la red social no le robaron, la empresa dio total autorización para que se utilizaran los datos de los usuarios, al fin todo era a favor de la academia y la ciencia. Aún así, en palabras de Wylie, no había forma de que Facebook no supiera lo que estaba pasando, pues sus alertas se habrían disparado al notar la enorme cantidad de datos que el Dr. Kogan acumulaba. Por otro lado, cuando supieron del uso de los datos cosechados, hicieron muy poco por asegurarse de que fueran borrados. Además de que todo fue negocio redondo para ellos, pues la manipulación de usuarios les generó grandes cantidades de dinero gracias al pago de pautas publicitarias a través de perfiles falsos. Ahora el magnate de Facebook está muy cerca de ser llamado a declarar ante el Parlamento Británico, y ante el Congreso gringo, que ya lo tenía en la mira por la difusión de noticias falsas. Lo cierto es que Facebook está pasando por un mal momento, pero nadie se pone de acuerdo en cuanto durará la crisis, algunos dicen que lo obligarán a modificar todo su modelo de comercialización y le impedirán difundir mensajes políticos, y otros dicen que hay demasiados intereses como para que suceda algo más que un manazo a la millonaria mano de Zuckerberg.

Y tras millonarias pérdidas, el señor Zuckerberg sacó la cabeza para disculparse y para jurar y perjurar que Facebook ya ha tomado las medidas necesarias para proteger la privacidad de los usuarios.

* ¿A la mexicana?

Y bueno, la noticia para nuestro país es que Cambridge Analytica tiene presencia en México. Desde 2017 hubo reportes periodísticos que indicaban que la empresa andaba cazando candidato para ofrecer sus servicios. Ante el destape del escándalo, la oficina de la empresa en México emitió un comunicado aclarando que actualmente no está contratada ni trabaja con ningún candidato. De hecho, misteriosamente, la mencionada oficina “dejó de existir” en la CDMX desde el 7 de febrero de este año. ¿Será? Y bueno, no hay que olvidar que esta noticia se da en un proceso electoral en que el Instituto Nacional Electoral firmó un extraño y poco benéfico convenio con Facebook. Y tal vez no tiene nada que ver, pero el hecho de que hayan sido tan ingenuos para firmar algo así con la red social, sólo nos deja claro que You know nothing, INE.

 

Así es, muchachos y muchachas, se ve que a este escándalo le queda mucha cuerda. Tan sólo hoy se publicó otro reportaje que muestra que Cambridge Analytica no sólo actuaba en el mundo de la Red, sino que también hacía trabajos a la vieja escuela. Por ejemplo, que era capaz de montar escándalos a candidatos contrincantes de quien los contrataba, incluyendo montaje de escándalos sexuales con chicas ucranianas “que suelen ser muy persuasivas“. Y bueno, cuéntenos, después de leer esta nota ¿aún quieren saber qué tan vieja es su alma?

Pueden consultar el micrositio elaborado por The Guardian sobre el caso aquí.

 

Comments

comments