Resiste. En defensa de la ciencia

por Diego Vidal-Cruzprieto
@vidaleando

En un mundo en el que el oscurantismo ha vuelto como mero pacto cotidiano, una trinchera fundamental para repelerlo y acabarlo es la ciencia; por ello, hoy se encuentra vulnerada en Occidente.

¿Qué pasó?

El 22 de abril es el Día de la Tierra, los invito a celebrarla fuera del usual contexto “chairo” y que se sumen a uno de sus frentes de defensa, pues el tiempo es de adviento.

¿Por qué?

Miren sus pies y visualicen lo siguiente: abajo del pavimento que pisan hay tierra y todo lo excavable; a eso se le llama corteza, es rígida y esbelta. Luego sigue el manto, que es gelatinoso y caliente, imagínenlo como cristal soplado, pues. Sigue el núcleo, una capa más caliente y menos espesa de roca fundida que rodea a una esfera de metal sólido que gira a altísimas velocidades y es responsable de generar una corriente tan inmensa que genera el campo magnético que rodea nuestro planeta. Dicho campo nos protege de rayos cósmicos y, en conjunto con las brújulas, nos hace quedar como pendejos cuando llegamos tarde a un lugar alegando que nos perdimos.

¿Por qué ese debraye?

Porque todo ese debraye es producto de conocer a nuestro planeta, y para eso se requirió algo fundamental: ciencia. Es por esto que el 22 de abril, día de la Tierra, nos vamos a dar cita para defender a la ciencia, que se ha visto vulnerada a lo largo del hemisferio occidental, o si lo quieren en términos geopolíticos: de los Urales a la izquierda.

Ciencia2

¿Quién la ataca?

Para este punto vamos a tomar un ejemplo muy armado que con pocas modificaciones se adapta muy bien: Star Wars antes del Episodio III. Tenemos a un grupo aislado de la sociedad pero venerado por ella, al menos en términos de relaciones públicas. Nadie entiende bien cómo hacen lo que hacen y de hecho pocos se interesan realmente por esto, mientras produzcan resultados. Por otra parte, este grupo tampoco muestra mucho interés en comunicar a la sociedad el porqué de su relevancia actual y varias veces andan viviendo de rentas pasadas de sus antiguos días de gloria. Son crípticos y no ponen mucho énfasis en la divulgación de su profesión, además de que su modo de organizarse resulta anacrónico y en muchos casos sectario; es una estructura vertical: muchas enseñanzas se vuelven dogmas y prácticas muy cuestionables que son pasadas por alto, todo esto, por el bien de la orden.

Sí, los científicos serían los Jedi antes del episodio III.

Me gustaría decir que Trump es el equivalente a Palpatine pero francamente se queda muy corto. Así que digamos que lo que se puede apreciar es un grupo que se percata que el conocimiento siempre ayuda a que el mundo sea más justo, y como esto va en contra de sus intereses, tratan de evitarlo a toda costa. Por ello, empiezan a trazar un plan para que los Jedi pierdan presencia y, ultimadamente, aniquilarlos: viejas tácticas priístas de chantaje, recorte de presupuestos, invención de hechos alternativos. Venga, lean las noticias y nutran ustedes esta lista.

Sí, la ola de oscurantismo político -y aceptación del mismo- sería el Imperio antes de tomar la República.

Y la galaxia somos nosotros: más allá del bando al que pertenezcamos, estamos sumidos en un discurso donde se nos dice que los Jedi representan un gasto de dinero y que eso realmente nos vulnera económicamente. El imperio nunca nos dirá que ellos crearon las condiciones que propician un sistema jodido, porque si bien quieren eliminar el conocimiento, no son nada tontos; saben que realmente lo tienen que acaparar.

¿Y esto en el mundo real?

Esto en el mundo real se puede ver en acciones como

  • El recorte que hizo Trump a la Agencia de Protección Ambiental de E.E.U.U.
  • El daño NUEVO en 8,000 km de arrecife de coral en Australia.
  • Estados sin ratificar o saliendo del protocolo de Kyoto.
  • El golpe del Parlamento húngaro a la Universidad Central Europea.
  • Los recortes al presupuesto de becas e investigación en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México.

Y la lista sigue, el daño es cuantificable y resulta doloroso en una sociedad avanzada como la de hoy en día. ¿Porque en eso vivimos, no? Vivimos en la época en la que podemos insultar a una persona del otro lado del planeta al instante, ¿eso es civilización? Es una época en la que todos podemos opinar sin reparo alguno en lo que decimos, ¿eso es libertad de expresión? Es una época en la que podemos saber lo que sea de quien sea, ¿eso es apertura?

No, la hemos cagado. No somos una sociedad avanzada, ideológicamente al menos. Pero nunca nada es irreversible siempre y cuando tengamos firmes nuestros pies en las trincheras.

Es por eso que los invito a marchar este sábado 22 de abril, del Ángel de la Independencia al Zócalo a partir de las 4.

¿Por qué la ciencia es necesaria?

Muchas veces caemos en la falacia de decir: o sea wey, es que están investigando espinas. ¿De qué le va a servir eso al mundo? Y esto en parte, es culpa nuestra (de los científicos). Porque nunca les hemos explicado cómo funciona lo que hacemos, pecamos de soberbia a la hora de comunicarnos y no entendemos que le debemos la chamba a la confianza que la sociedad deposita en nosotros.

A mediados del s. XIX James Clerk Maxwell, el padre de la teoría electromagnética, fue el responsable de unificar la electricidad y el magnetismo en un marco teórico matemáticamente consistente; a raíz de esto se predijo la existencia de las ondas electromagnéticas, para muchos estas ecuaciones contienen una belleza inimaginable, para otros no tenían nada de utilidad por sí solas, pero…

Llegó Heinrich Hertz, quien comprobó la existencia de dichas ondas e incluso midió su velocidad, la cual coincidía con la velocidad de la luz, ya que la luz es una onda electromagnética en cierto espectro de frecuencias. Este descubrimiento fue clave para hacer las telecomunicaciones y la tecnología de los s. XX y XXI, lo cual podríamos decir que es relevante, si opinan lo contrario escriban un comentario abajo usando esa misma tecnología.

Ciencia4

Todo porque un montón de locos se sumaron a la curiosidad de otro indómito que vio algo muy bello en la naturaleza y que decidió estudiarlo de modo sistemático para comunicarlo con el resto de la parvada de locos que sienten la misma pasión. Y sí, después de eso, Snapchat.

Es más, para describir a mi batallón les dejo la siguiente paráfrasis de Duncan Watts:

Nadie desciende con tanta furia y con tanto caudal como una manada de físicos adrenalinizados por el aroma de un problema nuevo.

Lo que quiero decir, hay cosas que no deben tener un fin “práctico”, y dejarlas abarcar la mente de varios puede llevarnos a progresos inimaginables en la historia, es por eso que debemos mantenerlas. Hay que evitar caer en descubrir el agua tibia, o alguno de esos laberintos académicos que tanto daño pueden llegar a hacer. Hay que evitarlos porque ser científico es ser franco, consecuente y ético al hablar con la naturaleza.

Nos dedicamos a resolver problemas, nos entrenan durante años para eso. Y es cierto, es hora de que nos involucremos más en el quehacer social y salgamos de nuestra torre de marfil. Pero en esta torre adquirimos una capacidad analítica que no debe ser despreciada, debe ser aprovechada.

Entender a nuestro mundo nos ayuda a mejorar nuestra vida en él, es un ejercicio de higiene mental y espiritual. Vivimos en un mundo sublime, no desperdiciemos la oportunidad de apreciarlo a través de la comprensión.

Protejamos la ciencia: https://www.marchforscience.com/mission/

Comments

comments