Ringo Starr: manual de usuario. En el cumpleaños 75 del beatle buena onda.

Por Christopher Nilton Arredondo
@niltopher

Richard Starkey, protagonista de la cinta cómica Caveman, de 1981, y otrora baterista de los Beatles, cumple 75 años y los consumidores promedio de música rock-pop aún no sabemos cómo aproximarnos a este tremendo rockstar (o rock-starr en este caso). Así que, sin más preámbulo, van unas coordenadas para apreciar a esta brillante estrella, con o sin telescopio.

1.- Lo que se dice de Ringo
Ringo tiene la mala suerte (no él realmente, sino su legado musical) de ser un gran intérprete en un grupo de grandes compositores. Esto lo relega a un maltrato crítico que se manifiesta en dos direcciones: una muy severa y la otra muy laxa. La primera lo señala como un parásito de la fama beatle, sustituible como baterista y de valor nulo como solista. La otra dirección de la crítica lo pone como un capricho de Lennon-McCartney: su contribución a los Beatles es entonces insustituible más por la voluntad divina de Saint John y Saint Paul que por mérito propio.

En esta línea crítica también es común resaltar su carrera fílmica como compensación de sus deficiencias musicales.

Ringo1

 

2.- Ringo, el intérprete
Desde sus primeros discos solistas, Ringo nos da la clave de su vocación musical: es un intérprete que, como muchos otros casos en la música, convierte una desventaja técnica en una brillante aportación. Su voz de barítono resultó más que adecuada para varios memorables covers en la discografía beatle: “Boys”, “Act Naturally” o “Honey Don’t”.

Sus dos primeros discos, que se sitúan en la línea del disco conceptual (discos en los que las piezas se alinean bajo una misma temática*), le dan la oportunidad de interpretar dos géneros distintos al rock-pop y al rock n’ roll. En Sentimental Journey se dedica a complacer a su familia con temas de jazz y swing, mientras que en el Beaucoups of Blues le da rienda suelta a su afición por la música country.

3.- Ringo, el músico de agrupaciones
Otro aspecto distintivo de Ringo es su gusto por las agrupaciones. Aunque no lo hace mal en su All Starr Band, el papel de frontman o líder de una banda no ha de ser el que más le guste desempeñar en el escenario. En su lugar, le gusta rodearse de gente, componer en grupos y colaborar en el trabajo de sus amigos. Ringo es el vivo reflejo de la música como actividad espontánea, desenfadada y colectiva.

Ringo2

 

4.- Entre virtuoso y reservado: Ringo y su desdén hacia el protagonismo
Aun cuando el Abbey Road de los de Liverpool contiene un solo de batería en el popurrí Golden Slumbers/Carry that Weight/The End ejecutado por Ringo, se sabe que no es alguien a quien le gusten los despliegues de virtuosismo en el escenario.

Pero no por eso Ringo debe ser menospreciado como baterista, ya que tiene una facilidad natural para la música que le permite hacer cosas que a otros les tomaría mucha más práctica. Sin embargo, Ringo careció de una instrucción apropiada, de modo que su técnica es, hasta donde sabemos los que no sabemos tocar la batería, deficiente.

Esta falta de instrucción formal nos hace apreciar el virtuosismo para la música del señor Starkey: un baterista zurdo que aprendió a tocar como diestro, no en una institución académica sino a través de la experiencia autodidacta, siempre es digno de admirarse.

Con esto en mente, uno puede aproximarse a los discos solistas de Ringo Starr con altas probabilidades de quedar satisfecho aunque, como fan, también puedo sugerir que se escuche a Ringo así nada más, sin ningún tipo de advertencia previa. Si en verdad Ringo no los conmueve con un Vertical Man o un Choose Love, no merecen llamarse rockeros.

¡Feliz cumpleaños, Ringo!

*El disco conceptual, como tantos otros términos de la música popular, es una tremendísima lata. Desde luego que la definición aquí empleada es muy escueta y seguro a muchos no les basta. Ya habrá espacio para ahondar en la definición de una idea tan peculiar de la cultura pop.

Comments

comments