Sobre la salida de Emilio Revolver de NoFM

Hace unas horas, en una reunión de trabajo, Emilio Revolver, locutor, productor y socio fundador de NoFM Radio, decidió renunciar a la estación. Lamentamos profundamente esta salida,  que es un golpe muy fuerte para el proyecto y para todas las personas que formamos parte de él.

Las razones expuestas en su carta de renuncia son duros señalamientos tanto al trabajo de la estación como al carácter y personalidad de quienes lo coordinan. Si bien son respetables, y siempre bienvenidas, las críticas, como estación debemos de decir que no concordamos con la manera en que se retrata el proyecto en su totalidad, pues hay cúmulo de gente que trabajan en él con el objetivo de hacer las formas de manera distinta desde diversos frentes.

Proyectos como NoFM siempre están en construcción, están hechos de la crítica, del ensayo y error, de las perspectivas de desarrollo que surgen en conjunto. En este sentido no pueden considerarse estáticos, sino en un estado de permanente movilidad. La salida de Emilio obliga, sin lugar a dudas, a replantearse el rumbo de la estación, lo que haremos entre todas las personas que componemos NoFM.

Nos abrimos, como lo hemos hecho hasta ahora, a la crítica y a las propuestas respetuosas y constructivas. Agradecemos, y agradeceremos siempre, el trabajo y espíritu que Emilio le dio a este este proyecto. NoFM, pese a quienes lo llevamos a cabo, sigue creciendo y representando para mucha gente una ventana que no le pertenece a nadie: la de la libertad y la independencia.

NoFM Todo menos miedo.

Gabriela Astorga Pérez
Benjamín Eliezer Morales Moreno
Sebastian Morales Moreno
Óscar Suárez Alemán

 

A continuación pueden leer la carta íntegra que nos hizo llegar Emilio

Carta de Renuncia a NoFM

Después de 3 años de invertir todos mis esfuerzos, todo mi tiempo y todo mi dinero, decidí irme de NoFM porque con mucha tristeza veo que es un lugar autoritario, donde no se valora como debería el trabajo de los demás. Yo en mi posición de dueño no he podido aminorar la falta de congruencia de la estación frente a sus valores. Me parece inaceptable que en un espacio como éste ocurran insistentemente situaciones como lo acaecido con María José Ramírez hace unos días.
Creamos NoFM para que fuera un medio de comunicación enfocado a la música, el entretenimiento, la cultura, al periodismo, esto es, a la libertad. Alentamos el enfoque crítico y las posturas no condescendientes. Trabajamos con el diálogo, la apertura y la pluralidad de ideas, y todo ello parte del respeto al otro, del entendimiento de que el otro es el lago que nos refleja. A gran escala, nuestra intención era crear una empresa que pudiera alejarse de las dinámicas del poder y de los esquemas laborales que lastiman a nuestro país, lo que engloba abusos, corrupción, usura, mentira, ignorancia, malbaratar trabajo, etcétera.
María José Ramírez, locutora y escritora en la estación, nos escribió una carta el lunes pasado en la que expresaba el incumplimiento de un acuerdo en el que Benjamín Morales, a nombre de la estación, iba a darle una paga por llevar una columna semanal, pero más allá de eso, comentó que se le negó el pago de manera irrespetuosa y con desdén, diciéndole que si bien a otros se les podía pagar, a ella no, porque no tenía suficiente “nombre”. No hay registros o grabaciones de la plática, por lo que fue muy difícil evitar que ese conflicto se convirtiera en la palabra de uno contra el otro. Me quedé muy consternado, yo le creí a María José, porque he visto a Benjamín Morales tratar irrespetuosamente a otros, burlarse y desprestigiarlos; a mí mismo me ha tratado muchas veces de forma irrespetuosa sin mayor motivo que el de reafirmar su carácter dominante y autoritario. Sí, pensé, Benjamín Morales no es distinto a cualquier otro empresario que desprestigia y arremete contra la dignidad de los que con él trabajan, como tantos en México. Lo sucedido con María José Ramírez, como con varios otros y conmigo antes, no es el resultado de un conflicto personal: es la manera en la que Benjamín Morales se comporta con los demás.
Al ser dueño, he tenido una posición privilegiada para observar la respuesta de la dirección ante este tipo de casos, aunque muy poco privilegiada y prácticamente intrascendente para lograr un cambio. En esta última ocasión, pude notar la superficialidad y banalidad con la que se tomó el asunto. La dirección enfocó todos sus esfuerzos en calmar el revuelo generado, pero nunca en un acto de autocrítica, de reflexión, y el caso en absoluto generó una actitud de cambio interno. Pude constatar que en la dirección de NoFM no hay entendimiento de que hay 70 personas trabajando gratuitamente para un proyecto del que éramos dueños 4 personas.
Permitir el abuso ayuda a perpetuarlo, lo sabemos bien en este país. No hacer nada ahora es igual a verlo como una práctica cotidiana. Es indispensable que los esfuerzos de los que queremos y apreciamos NoFM como una empresa con valores y congruencia, se enfoquen ahora en detener estos gestos autoritarios.
Desafortunadamente, de toda la lista de injusticias a las que nos enfrentamos, quizá sólo tenemos injerencia directa en unas pocas. Es por ello que siempre que tengamos la posibilidad de incidir, detener y hacer frente a un abuso, no debemos dudar en tomar esa posibilidad. Hay cosas que podemos hacer sólo nosotros; nadie va a venir a ayudarnos si no lo hacemos nosotros mismos. Es por ello que hoy renuncio a NoFM. Es mejor arder que desvanecerse lentamente. Le deseo una combustión que ilumine las sombras. Hay que defender los valores en los que se cree, y yo sigo creyendo en aquello que dice TODO MENOS MIEDO.

When the power of love overcomes the love of power,
the world will know peace.

Jimi Hendrix

Comments

comments