Tiempos oscuros y difíciles nos esperan

Por José Pulido
@RigoMortiz

I
Soy sincero, no tengo ningún empacho ni vergüenza en confesarme fan de Harry Potter (allá aquellos fanáticos de la deconstrucción y los rizomas, me temo que su vida es un tanto más aburrida que la mía). Lo cuento porque pensaba en iniciar este texto de manera distinta, sin embargo, descubrí en Facebook un gif donde aparecían únicamente varitas iluminadas y las manos de los alumnos de Howgarts apuntando hacia el cielo. Y es que, si bien papaíto Heidegger tenía razón cuando decía que estamos hechos para la muerte, también es obvio que necesitamos de algún paliativo emocional para afrontarla, en este caso se trata de la sensiblería de millones de fans de la saga del maguito. Así que no pude evitar unirme al clan y sentir cómo algo raro se alojaba en la boca de mi estómago mientras compartía el gif en mi muro. Tal vez la sensación de despojo o abandono porque la muerte es algo a lo que nunca nos acostumbramos.

Pepe

 

II

La noticia del deceso de Alan Rickman me sorprendió mucho esta mañana, ni siquiera sabía que tenía cáncer. Y pasa que no sólo fue Severus Snape, también Hans Gruber en la primera entrega de Duro de matar, el terrible sheriff de Nothingham en el Robin Hood de Kevin Reynolds –cuyo meloso soundtrack (aunque nos avergüence aceptarlo) todos recordamos–, o el atormentado infiel Harry en Love Actually, es decir que es un villano con el que crecí, con el que crecimos (¡sí! te estoy hablando a ti treintañero trasnochado). Pero no estoy acá para hacer un recuento de su carrera, sino sólo para rendirle un sincero homenaje a uno de los mejores villanos de la pantalla, de esos que te caen mejor que el bueno de la película. Y también para pedirle a Aaron Ramsey (jugador del Arsenal) que deje de meter goles: cada que anota alguien muere, para muestra basta un botón: el 9 de enero anotó, al día siguiente muere Bowie; anota ayer, muere hoy Rickman, además a la misma edad. Y son sólo dos ejemplos de una larga lista de coincidencias, hasta al pobre Robin Williams le toco, caray. No es que crea en la maldición de Ramsey, pero me gustaría pensar que morir se puede reducir a las predicciones del Brujo mayor o a un balón de futbol.

Pepe1

III

Un mínimo recuento de los daños: Pierre Boulez, David Bowie, Alan Rickman, la alcaldesa de Temixco; agarran al Chapo (y además de eso ahora sabemos que tenía disfunción eréctil), el dólar está por las nubes, continúan los bombardeos en Oriente Medio, Carlos Cuahutémoc Sánchez y Donald Trump siguen con vida; Enrique Peña Nieto es nuestro presidente y Duarte gobernador de Veracruz; hace poco las cosas me salieron mal con un asunto de mi corazoncito y eso que el año apenas comienza. Así que como le diría Albus Dumbledore a Harry Potter: “Tiempos oscuros y difíciles nos aguardan. Pronto todos tendremos que elegir entre hacer lo que es fácil o lo que está bien”. Yo me quedo con lo fácil, pero igual tampoco es para tanto.

Comments

comments