#Topless con 8 estrenos para gallos de a pelo

Si algo no falla nunca es el paso del tiempo, y, hasta el momento, el nacimiento de nuevas y maravillosas canciones. Y es tan poco el tiempo en realidad, y tantísimas melodías, que la vida no da. Y por eso existe su #Topless, nuestra columna semanal de estrenos y hallazgos musicales.

En esta ocasión de verdad luchamos porque se estrenaron grandes rolas, y nos da penita la pérdida, pero sabemos que estos 8 cortes son de 8 quilates. Todo muy bien pulido y seco.

La Otra Cara De La Nada – Nada Que Ver

Esta banda lleva en el radar ya un rato, pero no le habíamos logrado cachar una presentación que nos dijera con claridad qué es eso de La Otra Cara De La Nada. Pero con Nada Que Ver parece que ya les logramos encontrar la cuadratura y el tesoro. Tremenda canción que convoca a multitudes con la garganta clara para cantar a coro; una partitura para bailar y sentirse envenenado de vida.

DODO – Noches Rosadas

A un paso de decir que no, caímos de rodillas, Noches Rosadas suena a todo lo que está bien y sano en el POP de nuestro continente. No sabíamos de DODO, pero ahora sólo queremos enamorarnos al son de alguna de sus piezas. Aquí hay de todo, una melodía misteriosa, una base que invita a levantar las rodillas y, por qué no, un pinche sax de loquera satánica. No sabemos qué pasó, pero somos fans.

Coghlan – Cisternas

Artistas como estos son los que buscamos constantemente. Esos que nos entregan los mismos sentimientos e ideas, pero en empaques de riesgo, de reto, de inconformidad. Coghlan y sus Cisternas debe odiar su computadora pues la pone a trabajar de las maneras más atípicas, y esta rola es testimonio de una imaginación fértil. Grandes minutos para tratar de bailar el Parkinson.

Canti – Dokatzu Vol.2 ft. Habemus Nuevus

Desde un futuro conquistado por la oscuridad, nos llega lo nuevo de Canti, una banda que parece diseñada entre consolas empolvadas a baja luz. Dokatzu Vol.2 ft. Habemus Nuevus, a parte de tener un video espectacular, es una canción genial que, nos imaginamos, debe sonar perfecta dentro de un auto a toda velocidad rumbo a la noche del final de tus días.

Caché – Muérdele Las Manos (feat. Camila Moreno)

Este animalito no se puede estar quieto. Muérdele Las Manos es lo primero que le conocemos a Caché, un track para perderse. De primera mano pareciera que nos enfrentaremos al frío sueño de un sintetizador, pero el peso humano que deja caer letra y voz hace que el movimiento y la intención se dediquen a la defensa de un centro tierno. Y bueno, Camila Moreno participa, y eso es pura magia.

Los Besos – El Dron

Algo como una serie de sílabas peligrosas que se convierten en conjuro, El Dron de Los Besos no se deja capturar. Va de la mística al campo y de regreso, como un pajarito atrapado en la sala de tu tía que tiene demasiada porcelana. Nos pareció un ejercicio hermoso y refrescante que nos recuerda que no existe la canción, sino las formas en que se destruye la palabra.

Alejandro Y María Laura – De Tronco En Tronco

No hay forma de ignorar a Alejandro Y María Laura. Son demasiado todo: demasiado lindos, demasiado perfectos, demasiados desfachatados, demasiado talentosos. No paran con su maravillosa música, entregan lo cercano a la tierra, pero lo cubren de merengue, y en esa clase particular se atreven genialmente a anuciar que Europa no existe. De Tronco En Tronco es un pan dulce y que no se deja sólo observar.

Tino El Pingüino – Época

Primero confesamos que una regla del #Topless es que, cuando un track supera cierta cantidad de reproducciones, la pasamos de largo. Pero Época es ineludible. Tino El Pingüino, o Fino El Pingüino como se le conoce en este territorio a partir de ahora, es un cabrón, está cabrón y acaba de soltar uno de los trabajos más cabrones del año. Empecemos por la producción, que es delicada y crece, que no se permite caer en el simple beat, sino se desarrolla dejando secciones pasar para que entren otras. Genial y notable que en un track tan largo de Hip Hop la música se niegue a caer en la repetición y la flojera. Y por otro lado, uno bien imperial, está Tino tras el micrófono, ese asesino amoroso. Todos lo sabemos, los recientes estrenos del artista han sido un camino hacia la madurez, hacia la dilatación de sus capacidades líricas, en donde jugar con rítmicas y acentuaciones han colocado a la voz en un terreno pedregoso, que parece estar siempre perdiendo el equilibrio. Pero el Fino ha encontrado algo, que de una u otra manera es un regreso a casa, como son todos los grandes viajes. Época pareciera una conclusión total y el florecimiento de un artista inabarcable, capaz de hacer lo que se le de la gana con sus palabras, sus ideas y golpes, capaz de decir, ahora sí incuestionablemente: YO SOY LA ESCENA. Impresionante e inspirador, es lo más amado de la semana, seguramente del año, y no podemos de la felicidad.

Listo amigos, ya tienen su #Topless con nueva música. Si tienen algún proyecto o nos quieren presumir algo, escriban a hola@nofm-radio.com o a nuestras redes. Y otra cosa, nos late mucho recibir links de SoundCloud, Bandcamp o YouTube, lo demás nos complica mucho la vida y no es gratis. Hasta la próxima semana.


Comments

comments