Topless, los mejores tracks de la semana

Estamos en el Topless, donde semana a semana les ofrecemos numerología sobre la vanguardia del pop y el rock. Hoy hablamos de los inicios de Kasabian, Underground Lovers y Jack White, y les hablamos de la música nueva de The Black Keys, The Oh Sees, Marc DeMarco y C Kan.

8. Kasabian – Eez- eh

Chris Karloff, primer guitarrista de la banda, encontró el nombre de Linda Kasabian en un reportaje que leía sobre la familia Manson. Linda era la conductora del auto en el que salían a cometer sus desafortunados actos. Le pareció que era un nombre bastante cool y en efecto lo era: el proyecto que traían, montado sobre la influencia de su banda favorita, The Stone Roses, tenía un solo objetivo, alcanzar lo que otros también ansiaron, la mezcla exacta de rock y baile, el tan meditado apocalipsis o “helter skelter” del infame Charles Manson, pero desde el único lugar donde esto debió ser pensado: armar la fiesta y el descontrol más grande posible. Este verano finalmente llegarán a Glastonbury, como padrinos del enorme festival, y será su mejor prueba para ver si consiguen este cometido. Esta es la primera de varias canciones que escucharemos en el transcurso de las semanas de lo que será su nuevo álbum.

7. Underground Lovers – Can For Now

El tiempo es, por regla general, una losa contra la que no se puede competir, y es verdaderamente un logro en el mundo muchas veces artificial del pop pensar en “envejecer con dignidad”. Pero hay algunos extrañísimos casos donde el tiempo simplemente se detiene. Estamos hablando de Underground Lovers, banda que cosechó hace años algo que no es la fama, sino una discreta admiración. Una de esas bandas que clama por una segunda oportunidad en alguna de las infinitas carpetas del disco duro. Banda que teloneó a My Bloody Valentine, que avanzó junto a Yo La Tengo, que se alimentó de las mismas influencias que Sonic Youth, durante esos clásicos finales de los 70. Y sí, el tiempo se detuvo este 2014 para hacerles justicia. Vincent Giarruso, Glenn Bennie, Phillipa Nihill, Maurice Argiro y Richard Andrew se reunieron 14 años después para hacer un disco, después del Cold Feelings (1999). Volvieron en el tiempo allende los 90 para lograr un disco que por su sonido pudiera ser catalogado antes del Cold Feelings, y que a la postre resulta su mejor trabajo hasta el momento. Una banda que, justo antes de que le den el tiro de gracia, logra detener todo al estilo Bart Simpson para hacer un álbum capaz modificar toda su obra anterior y todo lo que pensábamos de ellos antes, o sea, nada. Aquí uno de los sencillos que finalmente llegaron a NoFM.

6. Jack White – Lazaretto

Jack White es la confirmación más clara de que los hombres no nacen geniales, se vuelven geniales. Hace 15 años era un humilde tapizador con una banda nocturna en la que tocaba la batería, “The Upholsterers”. Hace 10 años era el nuevo héroe de una escena que desde que nace está muriendo, el rock, con un disco, “Elephant”, de su banda The White Stripes. Hace 5 años debuta con su cuarta banda, The Dead Weather, junto a Allison Mosshart, vocalista de The Kills; el disco anuncia que todo lo que White hace es simplemente brillante. Ahora, en el 2014, con un segundo álbum solista en ciernes, está convertido en el Rey Midas de la industria actual; desde hacer sus propias guitarras, hasta hacer su propio estudio, es hoy la figura por antonomasia del rock, porque es un género (como bien enseña White) donde no existe la suerte, se inventa.

5. The Black Keys – Bullet in the Brain

Hablando de tipos duros de roer, estamos por saber si “El Camino” destruirá o no a The Black Keys. No es raro pensar que los discos geniales son grandes actos de inmolación: los artistas literalmente mueren bajo el destino de un disco genial, los Cobains, los Hendrix, los Bolan, los Curtis, aquellos que son devorados porque el monstruo que han creado es más poderoso y más apto para vivir que ellos. En el caso de los Keys, tienen varios discos excelentes antes, lo cual no mata pero sí distrae un poco al monstruo, pero aún no sabemos si ello les permitirá vivir. El disco se ha colado a la red esta misma semana, disco en el que el peso creativo de Danger Mouse es aún más palpable, si eso es posible, disco con el que huyen de “El Camino” y dan un cambio de velocidad hacia un incierto low tempo, la balada y el blues-pop. Aún no sabemos si esa maniobra les vaya a salvar del monstruo, pero sí que cambiar la dirección es la única maniobra posible cuando sabes que lo que has creado es más poderoso que tú.

4. First Aid Kit – My Silver Lining

El First Aid Kit es como encontrarse con los elfos en el Bosque Negro. Suecia, recordemos, es la patria del Black Metal, de las iglesias en fuego, hogar también de los inviernos interminables donde se pasea Oskar, el niño vampiro de “Déjame Entrar”. Pero Klara y Johanna Soderberg empatan perfecto con la fauna naturalmente mágica del lugar. Voces de profundos delays, armonías femeninas que lo mismo nos llevan a Florence and the Machine que a la sicodelia folk de Crosby, Stills and Nash, y un grupo potente de canciones que lograron por fin tumbar a ABBA de las estaciones de radio suecas. “The Lion´s Roar”, de 2012, se ha convertido en uno de los álbumes más importantes de la música sueca de los últimos años y ahora este junio atacarán de nuevo con “Stay Gold”, vamos a ver hasta dónde pueden llevarlo esta vez.

3. The Oh Sees – The Lens

El árbol genealógico de esta banda es un amasijo de nombres incomprensibles: John Dwyer, después de Coachwhips, Pink and Brown, Yikes y The Hospitals, decide grabar cintas caseras con el nombre de Orinoka Crash Suite, proyecto con el que graba 34 Reasons Why Life Goes On Without You y 18 Reasons to Love Your Hater to Death. Para ese momento todos conocen al proyecto como OCS y ya es un dúo, en el que toca la batería Patrick Mullins, sacan juntos un par más de álbums y entonces se suma al proyecto la tecladista Brigdid Dawson, quien tocaba en Mix Tape con Meric Long de los Dodos. Salen un par más de grabaciones y esta vez la banda ya es conocida como The Oh Sees, desarrollo natural de las siglas del Orinoka Crash Suite. En fin. Se suman y restan integrantes de toda la escena de San Francisco, incluso Kyp Malone de TV On The Radio llega a participar con ellos; algunos años graban un disco, en otros graban 2; una banda llena de matemáticas y que en su infinita paciencia ha cifrado su alquimia. Del 2007 a la fecha cuentan con 7 discos, y en Drop, la placa de su regreso después de un año fuera de circulación, que para ellos es una inmensidad de tiempo, llegan ya transformados, ya no tanto con The Sonics, sino con Love y los arreglos de cuerdas. Aún le queda un buen trecho por descubrir a esta banda que es la raíz cuadrada de cada una de las bandas que han tocado sicodelia en San Francisco en los últimos 10 años. El video, por cierto, es una joya del debraye.

2. Marc DeMarco – Brother

De lo que podría considerarse la realeza de la solitaria y congelada Alberta en Canadá, llega este tipo apartado y distante, multinstrumentista, hijo del Ministro de Comunicaciones y de una cantante de ópera. Su música se inserta en el panorama de “todo es posible”, conformando un estilo tan elástico que quepa todo. Lo mismo ha grabado con Tyler, The Creator que hecho canciones como “Brother”, donde recuerdas donde empezó todo, él y su guitarra en ese mundo en el que sólo existen ellos.

1. C Kan – Justicia feat. Arianna Puello

C Kan es el hombre más cool de Tláhuac. Es un rapero que se educó en las calles desde pequeño (pueden leer sobre los inicios de C Kan aquí) pero que, sobre todo, está siendo la voz mexicana que grita más duro en el género más propositivo del momento: el hip hop. Recibimos con los brazos abiertos al hip hop mexicano, que tiene un enorme trecho por recorrer, todo un universo de música por mezclar, del tri a las rancheras y a la trova, y una responsabilidad de comunicar los más altos ideales al submundo.

Comments

comments