Tú no tienes la culpa de que el tiempo pase más rápido de este lado del mundo. Una crónica de una impuntual inauguración

por Yiru
@yiruim

“El arte contemporáneo es el arte de nuestro tiempo, que refleja o guarda relación con la sociedad actual”, dice Cuauhtémoc Medina, en una de tantas entrevistas. Y bajo ese argumento creo que el arte contemporáneo es un desmadre.

Era jueves por la tarde, la cita era a las 5 pm, “favor de ser puntual” decía el correo de confirmación, como la persona responsable que (casi) siempre he sido estaba a las 4:57 pm afuera de Donceles 66 en el Centro Histórico de la infame CDMX, al llegar nadie pudo responderme quién estaba a cargo de la acreditación de medios, el acelere no es lo mío, entré y tardé unos 5 minutos en encontrar a la persona pertinente que me pudiera dar información del evento.

“Híjole, qué pena, es que se va a mover a las 6:40, les íbamos a mandar correo pero como nos acaban de avisar, ya no le encontramos mucho sentido”, el título perfecto para una canción de free jazz frenético y la respuesta que obtuve por parte de los organizadores, “chingue su madre” pensé, estoy en el centro y me voy a dar un rol en lo que llega la hora *fast forward peliculero entre locales de ropa, comida, papelerías y tiendas de equipo fotográfico*.



6:45 pm, vuelvo al lugar en donde se ve un poco más de gente, no sé si por la inauguración o por el show que habría de Ikiatari y AMBR (bandotas para los corazones jóvenes que se rompen de vez en cuando), nos pasaron a la parte superior donde se encuentra la galería, ahí empezó la delirante travesía por el mundo de los señores con el puño al aire.

En el momento en el que pude ver el espacio de la expo me di cuenta que APENAS ESTABAN TERMINANDO DE MONTAR LAS PIEZAS. Sí amigos, una prueba más de que la impuntualidad está dentro del ADN del país y de sus habitantes, “joooooodeeeeeeeeer” fue lo que cruzó mi mente, pregunté que qué onda, que si estaban a tiempo, que si si empezaría el recorrido guiado a buena hora (ya que se planteó un recorrido para medios horas antes de la apertura al público en general), total que me contestaron que no habría mucho problema, sólo que las piezas no llegaron a tiempo (básicamente estaban montando la expo EL MISMO DÍA de su inauguración). Entiendo que como gestor cultural independiente puedes tener ciertos tropiezos, fallas en la logística, y un eteeeeerno etcétera, pero de eso a montar el mismo día, y sobre todo, estar montando después de la hora pactada con medios… neta?!?!?!?!

*Fast forward peliculero de una plática de por qué las bandas se van a morir de hambre, la falta de profesionalismo de los círculos artísticos y de cómo Ricardo Anaya come niños para mantenerse en una forma humana y no mostrar su verdadera forma grotesca que dejaría ciego a quien lo viera y volvería locos a los seres más valientes*




8:37 pm al fin nos dan el acceso, una breve explicación de la curadora (?) del evento acerca de la obra de Alison Mosshart. Ji ji ji, ja ja ja, nos pasan a las salas consecuentes, alguien le pregunta que si Alison estará disponible para entrevistas uno a uno, “Alison va a estar en las salas para responder sus preguntas, no tenemos tiempo de charlas o entrevistas uno a uno”, varias caras hicieron puchero al mismo tiempo que hasta provocaron una leve ventisca de aire generada por sus pieles dobladas.

Minutos más tarde Alison aparece en la sala, la gente se arremolina a preguntarle cosas, muchas caras jóvenes le preguntan cosas de manera muy tímida, hay momentos incomodos, se nota que no la está pasando muy bien, se nota que le sacó mucho de onda el desmadre que se está suscitando en la presentación de su obra, se nota que no todo está como debería estar, se nota que el tiempo pasa más rápido de este lado del mundo; me acerqué sin titubeos, eso de ponerme nervioso al interactuar con mis héroes de juventud ya no se me da, no necesitaba preguntar algo que cubriera temas banales, al punto, al desmadre.

Y: ¿Que soundtrack es el chingón cuando estas pintando?

A: Algo fuerte, solamente fuerte, macizo, estuve escuchando los discos de Iggy & The Stooges, los de QOTSA, Mark Lanegan, un chingo de Blues, y mi iPod en shuffle, me gusta sentirme sola entre todo este desmadre que es la ciudad.

Y:¿Que pensamientos son los recurrentes cuando andas pintando? ¿Son pensamientos bien random?

A: Probablemente son random, los iré descubriendo cuando me vaya a la verga de acá el domingo, no pensé en algo especificó, sólo me dejé llevar, ya veremos que nos dicen cuando extrañe estar en la ciudad.

Y: ¿Que paleta de colores es la que te mama?

A: Todos, todos tienen un sentido chingón

Y: Ahuevo, gracias <3


Fueron aproximadamente 10 minutos en los que Alison estuvo conviviendo (?) con la gente de medios; la barra abrió, me tomé un par de tragos, uno de ellos creo que estaba adulterado, bien ahí, me encontré a algunos viejos conocidos del barrio del under, mucha modernidad, mucha blanquitud white trasheada, mucho cliché bonito hecho persona.

Si “el arte contemporáneo es el arte de nuestro tiempo, que refleja o guarda relación con la sociedad actual”, que pinche desmadre es la sociedad actual.

Me fui de ahí agradeciendo la invitación estrechando la mano de uno de los organizadores, por que seré un wey enojón y criticón, pero nunca un wey pelado.

Gracias Jacob por las facilidades, al equipo de Panteón y Avalon, Side Effects estará hasta el 5 de junio en Donceles 66 en el Centro Histórico.



Comments

comments