#Voto18. “Nos toca pensar en soluciones que nunca antes habíamos pensado”. Entrevista a Lucía Riojas

El proceso electoral del 2018 ya empezó, y en torno él, la opinión pública y los contendientes hacen diversas lecturas. Para algunos, la elección del próximo año debe de dar pie a la continuación de un proyecto de nación, y para otros, debe de ser un punto de inflexión. En una arena electoral plagada de actores con agendas políticas radicalmente diferentes, las elecciones del próximo año transcurrirán entre dudas y desconfianza, mientras la viabilidad de la democracia en México es puesta en tela de juicio por la ciudadanía. Ante esta coyuntura, #Voto18 es un proyecto que busca llamar a la reflexión acerca de cómo nos aproximamos a las elecciones del siguiente año, para abrir la discusión hacia sectores jóvenes que por primera vez votarán en las presidenciales, y también hacia grupos de la sociedad absolutamente desencantados de la política. Así entrevistaremos a diversas personas con disímiles perfiles, corrientes ideológicas y edades, con el fin de arrojar algo de luz al respecto de lo que ocurrirá el próximo año y en los venideros.

“Nos toca pensar en soluciones que nunca antes habíamos pensado”
Entrevista a Lucía Riojas

 

por Sergio Pérez y
@tobeperez_
Luis Alfonso Escobedo
@lalFac

Sergio Pérez: Empezaremos por preguntarte cuál crees que sea la trascendencia histórica de las elecciones del 2018.  ¿O crees que es un proceso político más?

Lucía Riojas: No, me parece que en particular el 2018 es un año muy importante para la vida política electoral de nuestro país. Empezando por que es la primera vez que tenemos candidaturas independientes en todos los niveles de elección popular. Eso me parece uno de los factores que hace que este proceso sea distinto a otros. Ya estamos viendo cómo estas configuraciones de partidos políticos ahora están compitiendo como candidata o candidato independiente, etcétera. También está la reconfiguración política de los propios partidos. Por ejemplo, vemos cómo el Frente se está uniendo, vemos cosas que creíamos que no podían pasar como el PAN junto con Movimiento Ciudadano y el PRD haciendo equipo o haciendo un frente para competirle a Morena, aliado con el PES, cosa que también me parece preocupante, porque me parece que el PES representa mucho de la ultraderecha conservadora del país. Y en general vemos cómo estos partidos políticos o estas corrientes, como los evangelistas, están metiéndose en la vida política en distintos países. A mí sí me preocupa lo que pueda pasar con el PES si es que gana Morena. El 2018 es en particular un proceso importante para nuestro país, me parece que es el más importante que vayamos a haber vivido hasta este momento y que va a definir muchas cosas sobre cómo se vivan los procesos electorales en el futuro.

Luis Alfonso Escobedo: Tú, como parte de esta iniciativa ciudadana que es Ahora, ¿cómo ves el papel de este tipo de movimientos dentro de las elecciones?

LR: Me parece crucial. Estas plataformas, movimientos como AhoraWikipolítica o la iniciativa Por México Hoy, jugamos un papel importantísimo en cuanto a colocar temas en la agenda, pero también me parece que es nuestra responsabilidad y tarea jugar como contrapeso, ser contrapesos a lo que se esté diciendo, colocando temas en el debate público.

No hablo nada más del proceso presidencial sino de todos los niveles, como los candidatos y candidatas de los partidos políticos. Me parece que particularmente en el 2018 es importante que juguemos ese papel de vigilancia como ciudadanos. Tenemos más cercanía con organizaciones de la sociedad civil, activistas, movimientos de esa naturaleza que muchas veces son rezagadas por la clase política. Asimismo es nuestra responsabilidad jugar como un medio, un puente (si es que tenemos la posibilidad) entre estas propuestas de la sociedad civil y la clase política que será, finalmente, la que esté gobernando.

LAE: ¿Y te parece que las candidaturas independientes, a nivel institucional, son factibles o les están dificultando mucho la entrada?

LR: Realmente es bastante difícil. Yo te puedo decir que es mucho más fácil formar un partido político que consolidar una candidatura independiente. Porque los requisitos son extraordinarios, y la verdad no empatan con la realidad de nuestro país. Creo que eso se va a tener que reformar y revisar en un futuro porque, como están ahorita conformados los requisitos,  es realmente difícil llegar a una candidatura independiente. Y en este momento lo podemos ver: quienes están llegando son aquellos que tienen los recursos para comprar su participación o personas que son desertores de partidos políticos y tienen toda una estructura, todo un posicionamiento. Pero abrir las candidaturas independientes para la ciudadanía todavía está bastante difícil.

SP: Respecto de las candidaturas independientes y de las iniciativas ciudadanas, y el papel que dices que deben jugar en los procesos políticos, ¿cómo ves la democracia en México? Y ¿crees que las iniciativas ciudadanas respondan a una relación, más de oposición que de diálogo, que hay entre partidos y ciudadanos?

LR: Muchas veces caemos en estos blancos y negros de “candidaturas independientes versus partidos políticos.” Pero sin duda las dos figuras tienen que estar dialogando porque si no no va a funcionar la consolidación de las candidaturas independientes, ni tampoco  una reestructuración de los partidos políticos que, según yo, debe pasar.

Respecto a tu pregunta sobre la democracia, pues, ¿de qué democracia podemos hablar cuando el presidente utiliza a la PGR con fines político-electorales para apoyar al candidato de su partido? La verdad, me parece que el modelo democrático en nuestro país ha fallado, que no existe, que hay un vacío y que se tiene que construir. De aquí en adelante nos va a tocar construir un verdadero modelo democrático. Es lo que nos tocaría a ti, a ti y a mí como parte de la sociedad civil, impulsar que todo vaya hacia allá. No podemos seguir viviendo en esta vida político-electoral donde el presidente todavía hace cosas como permitir o, más bien, dar la orden de que se publique un video como el que publicó la PGR en twitter, cuando tenemos tantos casos de corrupción, o el caso de los 43 de Ayotzinapa. La forma en que han actuado las instituciones de justicia respecto a esos casos, comparada con cómo responden a intereses político electorales, nos impide hablar de una democracia en nuestro país.

SP: ¿Dirías que el papel que nos toca jugar como ciudadanos, incluso como jóvenes,  es servir de contrapeso político para restaurar el modelo democrático en México?

LR: Sin duda, creo que ese es el papel central, con sus respectivos ejes alrededor. Como yo lo veo, nunca antes en la historia de nuestro país habíamos vivido un momento de crisis como el que estamos viviendo ahorita, de crisis en todos sentidos. No nada más es una crisis política, democrática, de confianza, crisis de los partidos políticos, sino también una guerra que lleva más de diez años, que nos ha dejado miles de muertos y desaparecidos. Es una realidad que nunca antes habíamos visto en nuestro país. Por lo tanto, creo que nuestra principal responsabilidad como generación es imaginar cosas que nunca antes se han hecho. Porque si no, no vamos a lograr resolver las cosas que están sucediendo. Y es por eso que en este momento vemos cosas que antes no pasaban y que es natural que nos saquen de onda.

Por ejemplo, hablando en concreto del papel que ha jugado Ahora en el proceso electoral, estamos impulsando diálogos con distintas fuerzas políticas para, justamente tocar estos temas, qué está pasando con la guerra, cómo podemos construir la paz, qué está pasando con la economía, qué podemos hacer que beneficie a las mayorías y no al 1% de nuestro país. Una serie de temas que nos parece crucial, que tienen que estar en el debate público en este proceso electoral. Nosotros estamos intentando tener un proceso de diálogo con distintas fuerzas políticas. Hasta ahora, quien ha respondido es el Frente. Y de repente tenemos estas respuestas de: “¿cómo puede ser que una iniciativa ciudadana que ha impulsado candidaturas independientes esté hablando con los partidos políticos?” Pues, porque si no nos hablamos entre nosotros, ¿cómo vamos a poder solucionar esto? Ya llegamos a ese punto, y nos toca enfrentar la realidad que tenemos enfrente. Y no estoy diciendo “descuidarnos”, no estoy diciendo “hay que confiar en la clase política”, por supuesto que no, la clase política nos ha traicionado. Pero es la clase política que nos ha traído a este punto de crisis, pues ni modo.

Este punto tiene que ser un punto de no retorno, un punto de inflexión, donde de aquí se vaya todo para arriba, que ya no cavemos más hondo, para eso tenemos que hablarnos entre nosotros, tenemos que vernos a los ojos entre nosotros. Frente a una realidad que nunca habíamos visto, nos toca pensar en soluciones que nunca antes habíamos pensado. Creo que esa es nuestra principal función, tanto como jóvenes, tanto como activistas, como sociedad civil activa, esa es nuestra principal tarea y reto de cara a estas elecciones.

LAE: ¿Cómo fue intentar construir una campaña alrededor de los jóvenes? ¿Cómo hay que cambiar el modelo de campaña tradicional? ¿Cuáles nuevas estrategias metiste en tu campaña y Ahora está haciendo en las candidaturas independientes que ha encabezado?

LR: Nos toca imaginar muchísimas cosas, como si tuviéramos un lienzo en blanco enfrente. Literalmente es eso y así de difícil es. ¿Qué intentamos hacer desde nuestra aspiración, que realmente nunca llegó a una candidatura? Para empezar, siempre tuvimos muy claro que no queríamos tener una candidatura unipersonal. Nosotros sí creemos que es importante tener una plataforma y una iniciativa que te arrope en todo esto. Porque creemos que la única manera de cambiar las cosas en nuestro país es desde lo colectivo. En soledad, o siendo una sola persona y mirando solamente tus propias ideas y hablando solamente con la gente que está de acuerdo contigo, no vamos a llegar a nada.

¿Qué intentamos hacer nosotros en específico, colocando como algo nuevo en nuestra campaña, en nuestro proceso de recabación de firmas? Por ejemplo, estuvimos hablando de temas como es la despenalización de la marihuana en la Ciudad de México para uso recreativo. También temas de movilidad, ahí fue donde más tuvimos controversia porque hablamos de un modelo de movilidad para la Ciudad de México que ya no voltea a ver a los autos, sino que voltea a ver a los peatones, la caminabilidad, el ciclismo urbano, y también todas las redes que la ciudad puede impulsar en temas de movilidad para que ya no todo gire alrededor de los autos porque esto está colapsando. Esto es nuevo, y no debería de ser nuevo en una agenda para una ciudad como la Ciudad de México porque este problema lleva muchísimos años. Pero sí es nuevo porque las candidatas y candidatos que ahorita tenemos no están hablando de esas cosas. Siguen hablando de autos, siguen viendo hacia una política de movilidad que, a nuestro parecer, ya es obsoleta.

Otro aspecto nuevo en nuestra campaña es que es un proyecto feminista. Con un proyecto feminista no me estoy refiriendo a un proyecto que responde únicamente a las mujeres, sino un proyecto que busca reestructurar las relaciones que tenemos con el poder desde la ciudadanía. Ese creo que es el factor principal que tiene nuestro proyecto político. Este es el enfoque que le queremos dar en cuanto a la juventud.

La verdad es que nos encontramos con que muchas y muchos jóvenes con quienes hablamos, si bien no están interesados en la política tradicional ni la política partidista, sí están interesados en involucrarse un poco en lo que sucede en el país. Esto es algo bueno porque abre todo un campo de posibilidades para resignificar la política como un ejercicio cotidiano. Creo que lo que sí entendemos las nuevas generaciones que estamos participando en la vida pública de nuestro país, es que es un proceso que se construye cotidianamente y que no es un proceso que no se debe construir alrededor de partidos políticos ni de la vida electoral, sino que constituye ámbitos de la vida mucho más cercanos a lo que creemos. Y esto es lo que impulsamos a partir de nuestro proyecto y es lo que considero como algo nuevo, que tenemos que imaginar y llevar a cabo. Así se vive la política de una forma más cercana y se puede participar políticamente en un entorno muy concreto.

LAE: Se observa que su proyecto está más enfocado en la ciudad, pero quisiera saber si tienen algún proyecto pensado para otros estados en un futuro próximo.

LR: En realidad, desde el principio nos importa constituirnos como una iniciativa a nivel nacional. A pesar de que México es un país centralista en el que se considera que la ciudad es más relevante, para nosotros es muy importante considerar las realidades locales y que se construya políticamente a partir de las personas que viven ahí, y que se construya el movimiento a partir de esas personas. Incluso tenemos candidaturas en otros estados que van a estar disputando varios espacios políticos en el Congreso, en las alcaldías y en gubernaturas. Sin embargo, hay que considerar que tenemos un año y somos bastante jóvenes, por lo que los proyectos y consejos estatales tienen que madurar, pero nos hace muy felices que sí están funcionando y que sí estamos logrando construir una identidad nacional.

SP: ¿Consideras que el panorama a largo plazo es positivo y con capacidad de acción, a pesar de todo lo adverso que presenta?

LR: Es muy difícil tener una respuesta certera en este momento porque estamos en medio del proceso. Como que lo viejo no se ha terminado de ir, y lo nuevo no ha terminado de llegar. Volteas para un lado y todo está mal, piensas que no hay manera de que esto cambie. La élite nos demuestra día con día que está dispuesta a todo para no dejar el poder. Y del otro lado, vemos movimientos y figuras creciendo como es el caso de la iniciativa Ahora, sobre todo jóvenes que están participando en distintos rubros. Por lo tanto, se está construyendo una nueva forma de hacer política. Sin duda, me parece que no ha terminado de cuajar, pero sí creo que las inquietudes y la falta de apatía están presentes y están construyendo espacios muy valiosos.

Además, en muy poco tiempo veremos a los jóvenes como un grupo muy relevante para nuestro país. A pesar de que estamos demasiado cerca para ver con claridad este momento, se siente que se está constituyendo un proyecto diferente. Yo participé en el movimiento #Yosoy132 y era muy común escuchar “Wow, despertaron los jóvenes”. Siempre se nos señala y se nos carga esa responsabilidad de la apatía y de no hacerte cargo de tu realidad, pero eso no debería de ser así. Hay desinterés y desilusión frente a la realidad existente, pero sin lugar a dudas creo que estamos por encontrarnos y empezar a caminar todas las personas que no queremos que así sigan siendo las cosas.

SP: Entonces, ¿es necesario votar en tanto que es una responsabilidad ciudadana?

LR: Definitivamente llamaría ir a las urnas porque los derechos están para ejercerse. Es igual de válido ir a votar por alguno de los candidatos que más te convenza como ir y anular tu voto. Además, ese día va a ser necesario que salgamos a vigilar lo que esté sucediendo en las calles y en las casillas. Entonces sí, hay que ejercer nuestro derecho a votar y cumplir con nuestra responsabilidad de vigilar y salir a las calles.

LAE: ¿Han considerado la posibilidad de un fraude y, en caso de que sí, que han pensado hacer frente a él?

LR: Sí, lo hemos pensado. No sé si llamarle fraude como tal, pero lo que hemos discutido es que se está preparando una elección de Estado. Se está preparando todo el aparato gubernamental para incidir en el proceso electoral. Nosotros planeamos el ser transparentes, acercarnos a otras fuerzas políticas, presionar, señalar las irregularidades.

SP: Finalmente, ¿dirías que los ejes son organización de la sociedad civil, organización ciudadana como contrapeso al poder político, diálogo y nuevas formas de hacer política?

LR: Sí, tal vez nuevas formas de hacer política suena bastante abstracto, pero es necesario. Justo dijo Marichuy en su visita a la Ibero: lo principal es la imaginación, y frente a realidad que tenemos y de las cosas posibles, se ha hablado muchísimo, pero de lo imposible nada y más bien es lo que nos toca. Está muy difícil, pero me parece que ese es el paraguas bajo el cual debemos colocar los ejes y los caminos a seguir.

Esta entrevista fue realizada poco antes de que la iniciativa Ahora se sumara a la coalición Por México al Frente (PAN, PRD y MC). Semanas antes de la publicación de esta entrevista, se buscó a la entrevistada con el fin de saber si deseaba cambiar o agregar alguna postura; sin embargo, no quiso modificar nada de la entrevista.

_________________

Lucía Riojas Martínez es integrante de la iniciativa política Ahora y ex aspirante a una candidatura independiente para la jefatura de gobierno de la Ciudad de México.

Comments

comments