#Voto18: “Una invitación a escuchar”. Entrevista a Argelia Guerrero Rentería

El proceso electoral del 2018 ya empezó, y en torno él, la opinión pública y los contendientes hacen diversas lecturas. Para algunos, la elección del próximo año debe de dar pie a la continuación de un proyecto de nación, y para otros, debe de ser un punto de inflexión. En una arena electoral plagada de actores con agendas políticas radicalmente diferentes, las elecciones del próximo año transcurrirán entre dudas y desconfianza, mientras la viabilidad de la democracia en México es puesta en tela de juicio por la ciudadanía. Ante esta coyuntura, #Voto18 es un proyecto que busca llamar a la reflexión acerca de cómo nos aproximamos a las elecciones del siguiente año, para abrir la discusión hacia sectores jóvenes que por primera vez votarán en las presidenciales, y también hacia grupos de la sociedad absolutamente desencantados de la política. Así entrevistaremos a diversas personas con disímiles perfiles, corrientes ideológicas y edades, con el fin de arrojar algo de luz al respecto de lo que ocurrirá el próximo año y en los venideros.

“Una invitación a escuchar”
Entrevista a Argelia Guerrero Rentería

por Ximena Ramos
@Xime_Rms
y Luis Alfonso Escobedo
@lalFac

Luis Alfonso: ¿Cómo se ha relacionado tu activismo con la coyuntura del proceso electoral 2018?

Argelia: Recientemente, con diferentes colectivos, he formado parte de los procesos del Congreso Nacional Indígena (CNI) y el zapatismo, mismos que, si bien muchas veces coinciden, no siempre son los mismos.

De esta manera, desde la formación del CNI, hemos tratado de acercarnos y de brindar ayuda para fortalecer ese proceso: su conformación, la creación de procesos de autonomía, la marcha del color de la tierra para buscar la aprobación de la Ley de cultura indígena, la otra campaña, y recientemente el lanzamiento de la vocería, que no candidatura, de Marichuy, que es un proceso de los pueblos agrupados en el Consejo.

LA: En este contexto, ¿cuál crees que sea la trascendencia de las Elecciones presidenciales del próximo año?

A: Yo en realidad siempre fui muy reticente a los procesos electorales, porque tienen una estructura que no permite la participación plena de los distintos actores que conforman el país, y a quienes deja de lado es a los actores más marginados y despreciados históricamente. Este proceso será una excepción para mí, dada la presencia del Consejo. ¿Por qué? Debido a que con la estructura del Consejo, se abre la posibilidad de poder canalizar esfuerzos para vincularnos con los pueblos en lucha y en resistencia, a diferencia del proceso de la otra campaña, que fue un proceso muy adverso, porque fue al margen y en confrontación con el mismo proceso electoral, además de que terminó de manera muy violenta.

Lo que este proceso busca, si bien no es sumarse al sistema electoral mexicano tal como está, sí pretende echar mano de las pocas estructuras que al final de cuentas el pueblo paga, para poder llevar el mensaje del Concejo y el Congreso indígenas a distintos territorios, y poder así enlazar diversas luchas que nos lleven mucho más allá del proceso electoral del 2018. Son estos elementos los que hacen al proceso electoral del 2018 trascendental y diferente.

LA: ¿Consideras que el Concejo, el Congreso y el enlazamiento de distintas luchas podrían ayudar a construir una democracia en México?

A: A diferencia de los mecanismos que existen por parte del Estado, los que plantean los pueblos sí. Ellos son quienes han llevado a cabo las labores de resistencia más importantes a lo largo de muchos años: la defensa del territorio, de la lengua, los usos y costumbres. Entonces, sí creo que es una apuesta por una estructura verdaderamente democrática.

cni logo

LA: ¿Más específicamente, cómo dirías que la participación de estos procesos tan propios de las organizaciones indígenas, podrían influir para mejorar la democracia a nivel nacional?

A: A nivel del ejemplo. Yo tuve la oportunidad de estar en algunas de las reuniones de los compañeros del CNI, y una de las cosas que vislumbran es la necesidad de llevar las experiencias de lucha en defensa del territorio y la cultura para diversificarlas en más espacios. Esto es lo que el Concejo puede aportar a la democracia institucionalizada en México. El país no conoce procesos democráticos, es decir, nos han enseñado que la democracia consiste en ir a votar y elegir a alguien que haga las cosas por ti. Lo que plantea el Concejo es todo lo contrario: que la gente entienda cómo los pueblos originarios y organizados entienden la democracia, la viven, la construyen, resisten y la defienden. No se puede pensar en procesos democráticos cuando te están despojando de tu territorio, cuando están matando a los miembros de tu familia y de tu comunidad.

Ximena: A partir de la consideración de que el EZLN se ha mostrado distante de los procesos electorales, ¿consideras que las elecciones nacionales en el 2018 tienen una trascendencia para poder hacer un balance de qué es lo que representa para México tener el poder ejecutivo?

A: En términos mediáticos sí lo tiene. El respaldo obtenido por parte del Ejército Zapatista de Liberación Nacional al CNI y a la vocera Marichuy tiene un impacto. Sin embargo, este caso no es el primero. Recordemos que el movimiento zapatista surge en 1994, durante un proceso de transición electoral, en el que lograron ser un detonante a través de las armas. En las elecciones de 2000 con Vicente Fox también participaron de manera importante por medio de comunicados y su opinión. Por lo tanto, cabe recordar que el zapatismo siempre estuvo atento a los procesos electorales, tal vez no de forma activa pero siempre presente. Tal vez el proceso más antagónico que protagonizó fue el de la campaña del 2006, en el que lanzó una contrapropuesta y fue violentamente atacada, no solamente con los hechos de Atenco, sino con agresiones directas a participantes del movimiento. Así, este momento me parece que es una continuación del pensamiento zapatista de respaldar a las acciones de los pueblos y de la participación activa de los pueblos. Es decir, obedece a un proceso histórico.

X: Teniendo en cuenta la concepción institucional de la democracia y la importancia de la participación de una vocera para cambiar dicha concepción, ¿consideras que votar en estas elecciones tiene alguna importancia?

A: Votar en estas elecciones en sí mismo no tiene ninguna trascendencia, ni en éste ni en ningún otro contexto. Es decir, votar implica una serie de proceso que en México se han obviado, hay otros lugar en los que va de la mano de otras actividades, pero en México se ha obviado. Entonces, votar en sí mismo no tiene ninguna repercusión si no tiene nada que sustente ese voto. Por ejemplo, tú votas porque conoces un proyecto. Pero incluso el hecho de votar es una reducción del concepto de democracia, la democracia en muchos de los pueblos originarios tiene que ver más con discutir las problemáticas, tratar de llegar al consenso, y ser lo más incluyentes posibles. Es decir, nosotros entendemos el voto como diez a uno, tú perdiste, pues te aguantas. Los pueblos lo entienden de manera distinta, es diez a uno pero cómo incluimos a ese uno. Es una minoría que importa y que se tiene que recoger. Entonces, nos lleva más tiempo, es más complejo, requiere de otros mecanismos, de ser más creativo, pero es mucho más participativa. A ese uno hay que considerarlo, y aún cuando esté por el otro sendero hay que escucharle, y hay que hacerle partícipe de esta democracia. Eso es lo que hace a una votación distinta, entonces más bien lo que hace significativo al voto es el contexto en que está inmerso.

cni 2

LA: Si hubiera que buscar responsabilidades en las dos más grandes instituciones que son, los partidos políticos, y el INE. ¿Cuál dirías tú que es la falla principal de cada uno?

A: Pues la voracidad y la corrupción. Es decir, en ninguna de las dos instituciones que planteas la perspectiva ha sido servir al pueblo, siempre ha sido buscar recursos, ya sea por parte del INE, o por parte de los partidos políticos. Pero lo que buscan son recursos y colocar a sus partidarios en lugares claves que les permitan seguir generando poder y recursos. Entonces, no hay proyecto, no hay vinculación con la comunidad porque no hay comunidad, y esto los aleja de cualquier concepto, incluso pequeñoburgués, de democracia. Al final la corrupción y la voracidad es su principal mal.

LA: Desde la otra parte. Es decir, desde las personas que votan. ¿Qué papel tiene la ciudadanía en las elecciones del próximo año?

A: Bueno, el rol de la ciudadanía siempre es un abanico de condiciones, de características. Tampoco se puede pensar a la sociedad civil como un ente unitario o unificado; es muy complejo. Sin embargo, si logramos desde la perspectiva del Concejo Indígena de Gobierno convencerles de la posibilidad de cambio que hay en cada uno de nosotros como seres sociales. Despojarnos de esta idea de delegar la acción a quien vota, y hacernos responsable de ese voto. Es decir, yo voto por alguien, pero el proyecto es mío. Entonces, yo a ese alguien le estoy delegando la vocería, la organización, los apuntes, etc, pero el proyecto es de uno. Por lo tanto, si logramos convencer a esa sociedad que vota de su papel activo, será muy definitivo. Porque también por eso se ha perdido la defensa del voto, la gente no está convencida de esa posibilidad que tiene de ser un sujeto de cambio, de acción y de proyecto. Entonces, cuando te dicen ya perdiste, vete a tu casa, ya sea con fraude o no, pues te vas a tu casa porque no eres consciente de la posibilidad real que tienes de construir proyecto, de construir país. Si nosotros podemos llegar a convencer al electorado, no de votar por el CGI, sino de ser parte de un proyecto que resuelva sus necesidades, probablemente la participación se modifique y sí sea definitoria, decisiva, y podamos vislumbrar procesos democráticos que irán más allá de emitir un voto el primero de julio de 2018.

X: Tomando en cuenta que EZLN nunca ha sido ajeno a los proceso electorales ¿Se está considerando al INE como una plataforma justa para las elecciones al incluirse dentro de su programa de las elecciones? ¿O simplemente se está tomando esa vía porque es la única que hay? ¿Cuál es la postura de la candidatura del CNI frente al INE?

A: Bueno, eso se lo tendrías que plantear específicamente al EZ, pero, para quienes hemos acompañado esto y podemos interpretar esto, y por lo que lo respaldamos, a pesar de nuestra postura hacia el INE, no es un árbitro justo. Lo denunció la vocera al momento de su registro, ha habido muchas trabas, desde la aplicación para obtener firmas, que es una aplicación para dispositivos muy sofisticados. Y podemos pensar en Juchitán, donde no hay energía eléctrica, red, ni dispositivos móviles disponibles para esta actividad. La cuenta bancaria que no le quisieron abrir, etcétera. Hay un sinúmero de condiciones por las que el INE no es un árbitro justo. Pero la propuesta del CIG, respaldada por el zapatismo no apela a la mediación del INE, está apelando a la gente. Y hace uso de la estructura del INE para llegar a la gente, son cosas distintas. Si gana, pierde, si le dan el registro, si no le dan el registro, también lo valorará el Concejo en sus mecanismos que tienen para hacerlo; pero me parece que no es lo relevante porque no le están reconociendo una autoridad respecto a las decisiones y los procesos por los que está apostando el Concejo Indígena de Gobierno. Es decir, está haciendo uso de la estructura del INE y de la estructura mediática, de poder usar spots, de poder hacer propaganda, etcétera, porque ni siquiera los recursos. Los recursos no los va a utilizar el Concejo. Entonces, más que considerarlo un árbitro justo o no, está haciendo uso de esa estructura. Es más o menos cómo lo están visualizando, no le conceden esta credibilidad.

Alan: Justo al usar los recursos del INE y la misma estructura que se construyó con la reforma del 2014, además de hacer uso de las candidaturas independientes, que es el medio por el cual la vocera del CNI se está proyectando como posibilidad ¿consideras que de cierta forma podría darse la lectura de que está legitimando una institución? A la cual, obviamente, los planteamientos, los principios de los grupos indígenas que conforman el CNI siempre han tenido en antagonismo. Siempre ha habido una disputa con las instituciones, entonces, al utilizar estos recursos y demás ¿no consideras que podría parecer que están legitimando o por lo menos están reconociendo que el INE hace algo bien, que es visualizar a los candidatos?

A: Sí, de hecho es una de las críticas que más ha surgido. Es decir, “¿cómo ustedes que no creen en el Estado como existe, etcétera, van a sumarse a un proceso?” Pero, insisto, la propuesta del CNI no es participar en un juego como está estructurado. Es hacer uso de esa estructura, y ojo, esa estructura le pertenece al pueblo de México. Es decir, la institución está en manos de una clase política de la que hemos sido adversarios desde el levantamiento zapatista y desde la conformación del Congreso Nacional Indígena y desde la conformación del Concejo Indígena de Gobierno. Eso queda muy claro, de quien somos enemigos es de la clase política que tiene en sus manos esa estructura, pero es como pensar que no vamos a un hospital porque legitimamos un sistema, no, ese hospital nos pertenece, lo pagamos nosotros, quienes están haciendo un uso erróneo de ello, quienes están robándose los recursos, quienes se están llevando a mal puerto eso, es la clase política. Entonces esa estructura le pertenece al pueblo de México, nos pertenece a quienes pagamos impuestos y a quienes vamos a votar. Es decir, estamos haciendo uso de esa estructura, entonces, tal vez parece como contradictorio o poco claro, pero no es lo mismo considerar a un árbitro que tomar una estructura. Finalmente, esa estructura es pública.

cni 3

LA: Yo tengo un último comentario, mencionas que el papel de la ciudadanía se acota que puedan ser convencidos de participar en este proyecto, pero sí me gustaría saber ¿qué esperan que la gente haga para lograr este convencimiento? O sea, ustedes tienen un plan de trabajo que ya está planteado, pero ¿cómo deberían participar las personas para juntarse a ese plan?

A: Sí, mira, es complejo y también creo que eso le corresponde principalmente al concejo, que es el concejo quien ha definido esos mecanismos y quien tiene ese plan de trabajo. Quienes nos hemos sumado en redes de apoyo lo que hemos pensado es, por ejemplo, la difusión de las distintas resistencias y los distintos procesos que han generado autonomía: cómo ha sucedido, cómo han resuelto sus problemas. Muy elementales pudiera parecer, pero que a final de cuentas son los que cotidianamente enfrentamos: los elevados pagos de luz en las comunidades, la falta de escuelas en las comunidades, la falta de hospitales en las comunidades, los caminos, la seguridad… múltiples problemáticas que los pueblos han enfrentado y que es el cotidiano del electorado, la preocupación del electorado, pero a través de experiencias concretas de resistencia. El problema también muchas veces con nosotros en general es que esperamos que llegue una clase política del color que sea y nos diga cómo va a resolver nuestro problema, o que sólo nos diga que lo va a resolver, sin decirnos cómo. Y entonces ya, nosotros delegamos. Lo que propone el CNI es más complejo y es a lo que apelamos, pero apelamos principalmente a través del ejemplo, del ejemplo de los pueblos. Cómo es que lo han hecho y cómo es que lo han resuelto porque es que existen esos ejemplos.

X: No sé si quieras comentar algo más.

A: Pues lo que yo quiero es invitar a la gente a que se sume a conocer el proyecto; Marichuy es una persona ejemplar, es una concejera con una gran trayectoria de lucha en los pueblos y en el Concejo Indígena, pero no es la única. Hay un consejo detrás que ha venido discutiendo muchos temas e irá poco a poco desarrollándolos, ventilándolos e invitando a la gente a eso, a pensarse en sus diferentes problemáticas, entonces a eso, a escuchar, a escuchar mucho lo que tiene que decir el concejo y su vocera y tomar una decisión. Apoyar su candidatura implica un hecho histórico: una mujer indígena en las boletas electorales.

_______________

Argelia Guerrero Rentería es bailarina, maestra de danza, indigenista, maestra de letras y literatura, periodista de medios libres y activista política. Asimismo, desde los últimos 37 meses ha estado vinculada al proceso de lucha por la búsqueda de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

ARGELIA1

Comments

comments