#YoDocu. Un documental para recorrer las trincheras de la mente: Let There Be Light

Esta semana #YoDocu se rifa con ustedes y para ustedes con una obra maestra del cine documental. Un testimonio amargo sobre las heridas que la guerra puede dejar sobre la mente del ser humano y un trabajo pionero y valiente que fue prohibido durante años. Hablamos de Let There Be Light de John Huston.

El trabajo de una hora es básicamente el recorrido de Houston por los pasillos del Hospital Militar Mason en Long Island NY, junto a los pacientes de un padecimiento que apenas iba siendo conocido y nombrado en esos años como battle fatigue o shell shock, ahora reconocido como PTSD (Post Traumatic Stress Disorder) o TEPT (Trastorno Por Estrés Postraumático) en español. Houston y un grupo de veteranos de la Segunda Guerra Mundial apuntan la cámara lejos de los grandes actos patrióticos o las épicas nacionalistas, para enfoncar a otro tipo de batalla, una más íntima y personal, y de otra forma más desgarradora: la de los soldados que regresan a casa para tratar de integrarse a la sociedad tras ver la muerte de la misma con sus propios ojos.

Este trabajo estrenado en 1946 y comisionado por el Ejército de los EEUU, fue enlatado y prohibida su proyección ya que subrayaba con marcador rojo las consecuencias devastadoras que los impulsos belicistas de las grandes naciones pueden ocasionar en los verdaderos protagonistas de las balas. Fue hasta 1980 que este filme pudo ser distribuido, y desde ese año es considerado una obra maestra y una de las películas más importantes de Houston.

No lo dejen de ver y maravíllense con este texstimonio humano de luz y sombra, uno de los documentales más finos y entrañables que se van a poder topar por ahí.

Comments

comments