Caminantes de José R Guzmán, un camino entre ideologías

Todos tenemos el derecho a opinar. Pareciera que ha sido eterno, pareciera que es de todos, y no obstante esta afirmación es de falsa. Incluso ahora, en pleno siglo XXI, la libertad de expresión es una batalla que asumimos ganada y que, sin embargo, se lleva a cabo todos los días a nuestro alrededor. Y de ahí podemos saltar a pensar la libertad en sí, y tantas otras cosas, y podemos seguir caminando en este mundo de fronteras que unos ven, otros no, algunos deciden no ver, y que casi todos los demás ignoramos. Y justamente de esto trata Caminantes de José R Guzmán.

De Venezuela y su presente extremadamente complicado se ha hablado hasta el cansancio. Argumentos a favor, argumentos en contra; todos siempre con la espada flamígera de la verdad esgrimen sus mejores espacios de conceptualización. Una vez más, en una parte del mundo, la batalla ideológica ha tomado un cariz apocalíptico y de últimos minutos sobre la faz de la tierra. Pero, ¿quién se ha preguntado por los verdaderos participantes de esta batalla? O mejor dicho, ¿y las víctimas de este debate?

Los más afortunados

Caminantes de José R Guzmán es esa reflexión, ese contexto, esa respuesta. Es bien sabido que la emergencia venezolana ha hecho estallar una crisis de migración sudamericana como pocas veces se ha visto en el continente, y ese es un hecho incuestionable. Anualmente, de Venezuela, salen miles de seres humanos en búsqueda de una mejor situación económica, o una simple respuesta ante su desesperación vital. Y también es un hecho que la situación económica del país bolivariano no está logrando sostener el sano y pleno desarrollo de muchos de sus ciudadanos, y para gran parte de ellos la migración no es una decisión, sino una condena. Algunos, los más afortunados, toman un avión, pero la mayoría eligen el camino que puedan recorrer sus pies.

Ante este desplazamiento humano, es fácil caer en la trampa de los números, y perderse entre las cifras, asumiendo que la situación puede ser menos dolorosa, menos personal y humana, si sólo son enormes cantidades que van de un lugar a otro. Pero este sólo es un paleativo que permite un día más de tranquilidad. Los rostros del drama, la tragedia, la violencia, la injusticia pasa a segundo plano, y es más fácil seguir hablando de comunismo, capitalismo, intervención, Miguel Bosé o Hugo Chávez, mientras los hijos, hermanos, padres, de alguien, caminan bajo el sol rumbo a un futuro incierto.

De Cúcuta a Bogotá

Entre chavistas y antichavistas, el escenario es nublado para comprender desde la distancia lo que está pasando. De hecho, aún no exite nada que nos pueda decir con claridad qué está pasando. Pero podemos ver entre las rendijas, y lo que se ve, existe. Caminantes de José R Guzmán se ve y se siente de esta manera. Las caras y los cuerpos de la desesperación, el desencanto, la tristeza, y también las de la esperanza, la alegría y el esfuerzo, todas estas en una sola que habla y cuenta lo que están pasando miles de seres humanos día a día gracias a los conflictos y complicados movimientos nacionales de Venezuela. En 6 episodios escuchamos a los venezolanos, no a todos, escuchamos a los que han decidido migrar. Y claro, no es un ejercicio objetivo, ni un reportaje periodísitico, es una obra que tiene posición y, no solamente eso, que se juega la piel por sus ideas, por lo que necesita comentar, señalar o esclarecer. Caminando de Cúcuta a Bogotá, José R Guzmán retrata el desastre, lo acerca y nos lo entrega, desde su punto de vista y humor explosivo, para que el público haga con él lo que mejor le parezca con la mera ventaja de estar ahí, de hablar con los personajes, de presentar una realidad incuestionable donde Trump o Maduro pierden toda importancia.

Caminantes de José R Guzmán, junto con otros trabajos, ya debe ser considerado archivo de consulta. Y se le debe pensar como un ejercicio grande, o grandísimo, de empatía y determinación. Pocas veces YouTube es usado con esta claridad y eficacia, pocas veces ofrece minutos originales y sustantivos. Ésta es una de esas veces. Lo que pasa en estos 6 episodios ya está para la historia, y hacen de José R Guzmán un participante absoluto de su tiempo y su trinchera muy personal. Desde esta misma trinchera entrega una obra profunda, dolorosa y contundente, que no puede pasar desapercivida.

Por aquí

De verdad lo tienen que ver todo, y se tienen que enterar de lo que pasa aquí. Y claro, tienen que conocer todas las posturas, y todos los testimonios para generar un juicio propio. Por aquí es un buen comienzo.






Tiranos Temblad, un secreto austral de YouTube

Comments

comments