Plan de Paz y Seguridad: ¿Quién le teme a la Guardia Nacional?

Al fin se presentó la estrategia de seguridad del próximo gobierno mexicano. Flanqueado por quienes serán el Secretario de Seguridad Pública y el Secretario de la Defensa Nacional, Andrés Manuel López Obrador hizo público el Plan Nacional de Paz y Seguridad. La respuesta no se hizo esperar. Todavía no acababa la presentación, cuando varias voces se levantaron en contra de una de las propuestas: la creación de la Guardia Nacional.

Y es que si bien el Plan Nacional de Paz y Seguridad toca temas como la justicia transicional, la despenalización de las drogas, el combate a la corrupción y el fortalecimiento de programas sociales, el involucramiento directo de las fuerzas armadas en la conformación de esa Guardia Nacional despertó las alarmas. Y tal vez no les falta razón.

Por un lado hay quienes afirma que la estrategia propuesta es continuar con la política de los últimos dos sexenios. Por otra parte, hay quienes sostienen que sí hay un cambio de enfoque y que tenemos que concentrarnos en que es un plan integral. Para tener más claros los puntos a los que tenemos que estar muy atentos, les dejamos 6 posturas sobre el Plan Nacional de Paz y Seguridad. Pueden leer la propuesta completa aquí.

Un plan sin razones para la tranquilidad y el optimismo, de Alejandro Hope

Tras muchos retrasos, se presentó el plan de seguridad del gobierno entrante. El asunto da para muchas columnas, pero van algunas reacciones iniciales:
2. Hay mucho voluntarismo y pensamiento mágico detrás del plan. Se asume, sin mucha evidencia empírica, que un combate genérico a la corrupción reduce en automático la actividad delictiva. Lo mismo vale para la política social.Pareciera haber una creencia de que todo lo bueno viene junto.
Lee el texto completo publicado en El Universal aquí.

El plan de guerra de López Obrador, de Alfredo Lecona

Las cosas por su nombre. Se puede usar el eufemismo “Seguridad Interior” para disfrazar labores de seguridad pública cuando las realiza el ejército, intentando hacer un fraude a la Constitución. Se le puede llamar “Plan de Paz y Seguridad” a un documento que propone llevar la militarización de la seguridad pública a la constitución y en verdad se trataría de un Plan de Guerra.
Si el pasado martes parecía que era parte de un sueño el hecho de escuchar a cinco Ministros y una Ministra pronunciarse a favor de declarar inconstitucional toda la Ley de Seguridad Interior (LSI), lo que ayer escuchamos en voz de Alfonso Durazo y Andrés Manuel López Obrador, es una pesadilla. El preámbulo de un nuevo infierno de seis años.
Lee el texto completo publicado por Aristegui Noticias aquí.

Comments

comments