Nestlé en México. Una tacita de ¿¡Nescafé?!

Nestlé en México plantea una inversión de 154 millones de dólares para abrir su octava fábrica. Será una planta que generará más de 10 mil empleos directos e indirectos en el estado de Veracruz, según dijo nuestro nuevo presidente.

Pero antes de compartir el entusiasmo con AMLO, tenemos muchas dudas y preocupaciones, así que recopilé algunos porqués que me hacen pensar sobre que tan buena idea es fomentar a la Nestlé en México:

1. Porque la crisis del sector cafetalero en México no está relacionada por la falta de producción, es la consecuencia de una política en la que intervienen factores como el cambio climático, las plagas y la caída de los precios en el mercados. De las 20 mil toneladas que necesitará la Nestlé en México, todas son de la variedad robusta, cuyo precio por tonelada es mucho más barato. Esto acelerará aún más la caída de los precios y la consiguiente precarización de los caficultores. Sin dejar de lado que los productores no tienen márgenes para negociar la venta de su producción ya que desde 1990 el precio se rige por las cotizaciones (y la volatilidad) de la bolsa de Nueva York (varias filiales y subsidiarias de la compañía suiza cotizan en esa casa), por lo que los caficultores tendrán que vender su producción al precio que se les indique.

Plan Nescafé

2. Porque la demanda de Nestlé en México y los incentivos para que se siembre la variedad robusta ponen en riesgo los esfuerzos de cooperativas de caficultores por rescatar las variedades criollas y los métodos sustentables de siembra. Esto puede tener como consecuencia la pérdida de una valiosa reserva genética, necesaria para crear plantas más resistentes a los cambios de temperatura y a las plagas que afectan seriamente al sector. Desde 2010 opera en México el “Plan Nescafé”, el cual “ha triplicado la producción de café robusta de 200 mil a 750 mil sacos de 60 kilos, de los cuales Nestlé compró 73 por ciento”, informó la empresa a La Jorrnada. Es decir, y contrario a lo que sostiene el Secretario de Agricultura, este tipo de inversiones sí desplazan el cultivo de otras variedades.

nestlé en méxico
nestlé en méxico

3. Porque en México el principal café que se consume es soluble, cuya composición se conforma por 8% de café y el resto azúcar tostada y saborizantes, aunque es algo imposible de corroborar con el simple etiquetado (únicamente señala café 100% soluble) lo cual violenta nuestros derechos como consumidores. Irónicamente somos un país que ha forjado su prestigio en el sector cafetalero gracias a la variedad arábiga, una planta sembrada desde hace 200 años, del grupo de los aromáticos suaves, de mejor calidad y que en algunas regiones cuenta con denominación de origen –Coatepec es la más emblemática. En cambio para el café soluble se utiliza la variedad robusta, un plantá de menor calidad, ácida, que implica la deforestación de grandes áreas pues no requiere sombra y que, por cierto, fue introducida ilegalmente a este país durante el sexenio de Felipe Calderón en complicidad con los gobiernos locales.

Marca insignia

4. Porque antes de poner a competir a las redes de comercio justo y pequeñas cooperativas -que luchan por fomentar el consumo de café sustentable y de excelente calidad- con la multinacional más grande del mundo en el sector de alimentos y bebidas, es necesario crear sistemas de protección para evitar prácticas monopólicas. Casualmente Nescafé (la marca insignia de la compañía) ha lanzado toda una estrategia para abrir cafeterías en México y competir directamente con la también trasnacional Starbucks. Recordemos que el año pasado ambos emporios cerraron un acuerdo para que la suiza distribuya los productos de la estadounidense.

nestlé en méxico
nestlé en méxico

5. Porque Nestlé ha sido señalada en varios casos por malas prácticas medioambientales. En 2005, Peter Brabeck-Letmathe entonces presidente de la compañía, calificó como extrema la visión que señala al agua como un derecho público y abogó por verla como un producto comercial. En 2013 activistas y residentes de Valla Fraser, Canadá, denunciaron sobreexplotación de sus mantos freáticos por parte de la empresa Nestlé Waters Canada, lo que provocó desbasto y les obliga a adquirir agua embotellada. El escándalo más reciente fue la auditoría que realizó Greenpeace, en ella acusa a Nestlé, en conjunto con Coca Cola y Pepsico, de ser las mayores productoras de basura plástica en el mundo. Quiza el caso más sonado fue la devastación del habitad del orangután para fabricar el chocolate Kikat, con presencia en 72 países.

Trastornos musculares

6. Porque si su reputación ambiental esta señalada, su reputación social es totalmente cuestionada. Amnistía Internacional en 2016 documentó que la empresa utiliza aceite de palma proveniente de plantaciones indonesias donde se emplea mano de obra infantil y prácticas de trabajo forzado. Además de la Nestle otras multinacionales como Kelloggs y P&G están involucradas; a nivel internacional las compañías son responsables de verificar, evitar, o en su casos sancionar, los abusos y malas prácticas que se generen en toda su cadena de suministros. En 2013 trabajadores nicaraguenses denunciaron bajos salarios así como de los trastornos músculares y esqueléticos y problemas respiratorios derivados de su trabajo en un planta de producción de café y productos lácteos.

Es un hecho que Nestlé en México seguirá operando, ¿pero quién la vigilará y nosotras como consumidoras qué decidiremos?

Posdata: Un diccionario como refugio del dolor, fichas apiladas a modo de trinchera de libertad y resistencia. El Diccionario, un drama cubierto por un fino velo de ironía, cuestiona la misoginia y el dolor que envolvió la cotidianeidad de las mujeres en el siglo pasado. Luisa Huertas interpreta a María Moliner y su actuación magistral logra comunicar el autoexilio emocional y político al que se sometió la autora del celebre diccionario.

De jueves a domingos en la Sala Héctor Mendoza, entrada gratuita previa reservación.
—–

por Gisela Martínez
@giseleando

¿Qué es la Amnistía para presos políticos?

Comments

comments