#Drakkar I: Radio

 Por Vikingo Morales @vikingomorales y Diego Vidal-Cruzprieto @vidaleando

Drakkar: una embarcación de casco trincado que data del período comprendido entre los años 700 y 1000. Fue utilizada por los escandinavos, sajones y vikingos.

En NoFM el Drakkar se transforma en un navío sónico que semanalmente zarpará para contar una historia a través de música seleccionada a manera de relieve y la tripulación trazará la cartografía del mar.

En esta ocasión el Drakkar navegará por las ondas radiofónicas, las cuales nos conducirán por la historia personal del Vikingo Morales en la radio y a la vez nos explicarán el porqué de su regreso. El mar trae un mensaje; regresa un guerrero de leyendas. Aquí se fijará el panorama de su pasado, presente y futuro como conductor.

De la fábrica de maravillas Spector sale el quinto álbum de los Ramones, en el cual toda la agresividad se quedó en palabras y una que otra amenaza a mano armada.

Recordar viejos tiempos es hacer un tributo a uno mismo, procurar el pasado es procurar el futuro. ¿Ustedes recuerdan radio rock & roll?

Zarpar se puede confundir con huír, pero no hay que caer en ese error; zarpar implica enfrentarse al mar, tormentas, diluvios, huracanes y otros designios pero siempre con la idea de quedar a flote.

Tomar el timón se convierte en un acto terapéutico, el destino no es claro pero las velas extienden un manto catártico y son impulsadas por nuestra misión: que sus oídos fijen el curso, siéntanse libres de ocupar esta embarcación de popa a proa.

Hacer música es un arte, pero ¿quién dice que compartirla no es una expresión? ¿Quién dice que disfrutarla no es una ocupación? ¿Quién dice que no se puede crear un espacio? ¿Quién dice que hay que tener miedo?

Ésta no sólo es una estación, es una trinchera, su trinchera, nuestra trinchera.

La violencia, las injusticias, el abuso de poder y el capitalismo a veces crean la semilla de su propia destrucción y Rage Against The Machine ya echó raíces. Cada palabra de esta canción es una bala que nos convoca a apagar los medios convencionales y establecer nuevos a mano propia.

Hay que romper con la idea de que no podemos hacer nada.

Rush es sin lugar a dudas el faro musical de Canadá, cualquier persona que pretenda ahondar en el rock progresivo debe estudiarlos minuciosamente. Ésta canción la encontrarán en su álbum debut y homónimo; un riff poderoso que se repite a lo largo de 7 minutos, al parecer la hoja de Maple esconde mas licks de guitarra que cualquier otra nación, indudablemente Rush la hizo una planta de poder.

Y hablando de plantas, California siempre será una nodriza del rock. El “calor enlatado” lo deja muy claro, este quinteto de barbudos bien podría haber tomado la Sierra Maestra, pero decidieron tomar el mundo.

En su segundo álbum publicado en 1968Boogie with Canned Heat– coverean, aunque sería más justo decir que reescriben a Floyd Mayer. La rola nos invita a iniciar un viaje sin destino, sin constricciones y sin retornos, muy apropiado para el Drakkar.

Las aguas no siempre tienen una cara amable, a veces están sedientas de sangre, quién mejor para relatarnos esto que los bardos del blues: Led Zeppelin. La guitarra de Page grita desesperada junto con una población abatida por el agua, el pié de Bonzo golpea con la fuerza del martillo de Thor, invocando una tormenta eléctrica sobre el Drakkar.

Después de la tormenta se abre el cielo y llega la realización: todos quisiéramos cambiar al mundo. Alvin Lee y su Ten Years After no pecaron de inocentes en un momento histórico en el que la juventud no era más que frenesí y hedonismo. Alguien tenía que darse cuenta de lo mal que estaban las cosas, una generación de artistas se hizo responsable y demostró que el amor sí puede cambiar al mundo.

“When the power of love overcomes the love of power the world will know peace”.
Cuando el poder del amor supere el amor por el poder el mundo conocerá la paz.

Palabras enunciadas por un joven de veintitantos años, un joven afroamericano, un joven.

Comments

comments