#Drakkar II: Brexit

Por Vikingo Morales @vikingomorales y Diego Vidal-Cruzprieto @vidaleando

Drakkar: una embarcación de casco trincado que data del período comprendido entre los años 700 y 1000. Fue utilizada por los escandinavos, sajones y vikingos.

En NoFM el Drakkar se transforma en un navío sónico que semanalmente zarpará para contar una historia a través de música seleccionada a manera de relieve y la tripulación trazará la cartografía del mar.

Hoy zarpamos hacia la guerra, el navío trae como artillería la furia de una generación y es hora de que los bárbaros tomemos la Isla. Gran Bretaña exhibió una cantidad absurda de xenofobia a través de su Brexit, es nuestro turno de exhibir a una nación que sólo se ha dedicado a colonizar y esclavizar a la humanidad.

El frente de batalla regresa al origen, el neoliberalismo deja muy clara la amenaza: nos van a quitar aquello que nunca quisimos apropiarnos.

¡Alerta! Son tiempos de guerra y Londres necesita de nuestra ayuda. Si ellos se permiten borrar fronteras por beneficios económicos, nosotros debemos borrarlas para crear nuestro frente. Ser joven y vulnerado debe dejar de ser una razón de dolor para volverse una razón de unión.

Juventud: aquello a lo que tanto le temen, aquello que tiende a abandonarnos y nos fascina olvidar. Pero recordemos aquellos tiempos cuando la juventud era fuerte y la sociedad despejaba el paso ante su presencia.

Si no tenemos nada, no hay que nos puedan quitar, esa es la fuente de nuestra fuerza. Reclamemos lo que es nuestro, para ello debemos empezar a creer que nos pertenece, que nos acontece y que nos importa; reclamemos lo nuestro con todo menos miedo.

¿Qué importa si fallamos? Somos jóvenes y si algo tenemos es tiempo.

El poder es un arma capaz de seducir al más noble, capaz de corromper al más humilde, capaz de derruir al más fuerte; debemos dejar de concebirlo como un fin y empezar a hacerlo un medio.

Cuando se personifica toma su aspecto más vulgar: la política. Cream -el primer power trío ensamblado por leyendas- nos describe lo asquerosa y vil que puede llegar a ser una persona que monopoliza el poder.

En la época en la que el cinismo no tiene límite, el privilegio se vuelve un estilo de vida y presumir las pertenencias se convierte en un muro contra los que menos tienen.

La clase es sólo una etiqueta que se puede arrancar de ese traje que nos ponemos todos los días al salir de casa. No nos conformemos con arrancarla, cambiemos de traje.

“Summer’s here and the time is right for fighting in the street”

El verano llegó y es momento de salir a la calle a pelear

La calle -a diferencia de muchas cosas- es de quien la usa, quien la transita, quien la escucha, quien la mira, quien la siente, quien la vive. Recuperémosla. Es nuestra.

El miedo es el camino hacia el lado oscuro. El miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento.

Yoda a Anakin Skywalker.

Y sí, el enemigo tiene muchos flancos abstractos, sus engranajes son perversos y voraces pero como toda máquina, en algún momento debe caducar.

Una predicción muy reiterada de la cuál Pink Floyd toma parte, y nos lleva a los lugares más oscuros de nuestra conciencia revelándonos la famosa luz al final del túnel.

Quedarse quietos ante las fauces de esta amenaza sería cometer el peor error: el de la omisión. Los disturbios en Europa han comenzado, estemos preparados porque el siguiente es nuestro turno.

Nuestro porvenir ha de ser concebido a un costado de cócteles molotov, gases lacrimógenos y gritos que exijan justicia, de otra manera no vale la pena nacer.

Combatir es un acto justo y necesario.

Lo único que no van a poder bombardear es nuestra imaginación, hagamos de nuestra lucha algo creativo, algo diverso, algo fructífero y sobre todo, algo impredecible.

Los tambores resuenan en un eco victorioso, Muse también nos invita a levantarnos, éste puede ser nuestro futuro si así lo deseamos, ellos no nos forzarán, dejarán de degradarnos, ellos no nos controlarán,  nosotros saldremos avante.

Comments

comments