¿Quiénes somos?

Ruido. Violencia. Sabor a metal entre los dientes, y las ganas de gritar, siempre las ganas de gritar; no para el oído, sino para las tripas, para saber que se corresponden con la vida o para comprender otra cosa, la más lejana, a nosotros mismos, a una generación, a una revuelta sofocada de principio que simplemente encuentra sus puntos de fuga en la rabieta y el desmadre. NoFM es caos en el orden estricto de nuestras computadoras. Si quisieramos ponerle una fecha de salida, tendríamos que pensar en el nacimiento de un montón de niños sin voz y rodeados de estática, una pandilla eléctrica y digital, con más rencores que héroes, intoxicada de anécdotas salvíficas y sueños de cambio abortados. ¿Esperar? Ya no. Era el momento de matar al toro que antes se tomaba por los cuernos. NoFM se convirtió en un madero al cual sostenerse en el año de 2012, el año en que los jóvenes pensaron que podían influir en el paisaje nacional, el año en que también notaron que no tenían espacio en ningún lado, salvo en las cuevas que ellos mismos cavaran. Refugios ante un mundo con los dientes muy afilados. Comunicación. Redes. Nuevas formas de diálogo. Música siempre. Delirio. La salvación de todos está en una pantalla, dicen. La cara de todos está en una pantalla, dicen. El amor es una conexión. Y entender que una luz en medio de un estadio vacío en espera de su banda favorita es todavía una razón para tratar de hacer las cosas de otra manera. NoFM es otra manera.

NoFM está construido por una programación de lunes a sábado, de 10 a 1 de la mañana, sin interrupciones. El equipo que conforma la estación son jóvenes profesionistas en distintas áreas, comprometidos con promover la cultura del do ityourself, promover espacios en los que los creativos conviven y se comunican con las audiencias sin otro mediador que las ideas.

Desde su nombre, pretendemos crear un espacio que se construye en comunidad. Al decir ‘no’ al FM queremos hacer énfasis en nuestro desacuerdo hacia los medios convencionales, construidos con base en una imagen estereotipada del joven, que ya no corresponde a la realidad. NoFM mantiene una estrecha comunicación con su audiencia a través de las redes sociales, las cuales permiten al público ser escuchado y ver atendidas sus peticiones, sugerencias y comentarios. Promovemos la idea de que todos somos creativos y consumidores, y así podemos cubrir nuestras necesidades y deseos.