8 momentos que demuestran por qué necesitamos el poder de Joan Baez

Hay muchos músicos comprometidos con su presente y, aparte, muy muy aparte, está Joan Baez. Con una voz única y un papel fundamental en el desarrollo del folk, Joan Baez es quizá una de las figuras más subestimadas de la música popular, a la que suele mencionarse únicamente en relación con otros grandes monstruos de la escena. Sin embargo, nadie como ella ha sabido encarnar qué es eso de ser un artista comprometido que no teme jugarse el pellejo, no por su público, sino con su gente.

Desde sus inicios en los años sesenta, Baez ha participado como activista en causas que van de los derechos de los migrantes, la defensa de los derechos civiles, la equidad de género, y contra cualquier tipo de violencia. Pero el hecho de ser una acérrima pacifista también la convierte en una de las cantantes más rudas e increíbles. Las anécdotas sobran: que en su primera gira se negó a tocar en cualquier escuela para blancos que segregara por raza, que la arrestaron múltiples veces en manifestaciones contra la guerra, que evitó a toda costa salir en las portadas de sus primeros álbumes, que varias veces a puesto en su justa dimensión el “compromiso social” de Bob Dylan, que le dijo a Michelle Obama que no cantaría If I had a hammer por ser la canción más molesta del mundo, que regresó del retiro para cantar contra Donald Trump, etc, etc, etc.

Hoy que está de cumpleaños, nos dimos a la tarea de recopilar algunos de los momentos que demuestran que a sus setenta y siete años, Joan Baez sigue siendo una de las artistas más duras, audaces y sin miedo que han existido. Porque en estos tiempos que corren siempre necesitamos un poco más de Joan Baez.

* La No Violencia

* Protestas contra la guerra de Vietnam

* En Chile durante la dictadura

* Bailando con Taylor Swift

* Contra el Oleoducto en Dakota

* La Marcha de las mujeres

* El Salón de la Fama del Rock

Comments

comments