Desaparecer

En uno de sus actos más emblemáticos, Harry Houdini era atado. Luego de mostrar sus manos sujetadas con una cuerda, un gran saco abría sus fauces y él, gustoso, se internaba en ellas para luego, con ayuda de asistentes, entrar a un baúl. Un asistente subía a la caja clausurada por candados, levantaba una cortina, daba un par de palmadas. Una tercera que hacía caer la cortina y anunciaba la magia: Harry desaparecía un momento y reaparecía liberado. En el interior del baúl yacía el asistente, con quien había intercambiado su lugar por arte de magia.

“¿Qué pasó?” “¿Dónde está?” Por un momento, la sorpresa se apoderaba de la audiencia de aquellas carpas en los circos ambulantes para desembocar en un río de aplausos.

La magia del escapismo e ilusionismo de principios del siglo XX ilumina el verbo desaparecer como lo haría un reflector en una pista de malabares o una vela o bengala de cumpleaños en alguna fiesta infantil. Con el paso de los años, en nuestra propia vida, el mismo verbo ocupa otras habitaciones en nuestra memoria. La mayoría de ellas, muy probablemente, se encuentren a oscuras.

Colectivo Bola de Carne

Conjugar Desaparecer

¿Dónde está?” La misma pregunta puede formularse buscando respuestas que probablemente no llegarán. Desaparecer brota constantemente, se conjuga y recorre las distintas personas del singular y el plural. En nuestras conversaciones, en los diarios, en las casas de quienes ya no están.

En nuestro contexto inmediato, pensar o decir desaparecer pone de manifiesto un vacío. Refiere a una ausencia, a dejar de estar presente, dejar de existir. En el fondo, sabíamos que Houdini no desaparecía. Todo era producto de un artificio lúdico. Distinto a la maquinaria siniestra de desaparición forzada de los Estados o del crimen organizado, instancias a las que asociamos desaparecer. Resulta difícil aislar esta acción, forzada en la mayoría de los casos, obligada, ejecutada a voluntad de otro(s) que no es (son) quien (es) desaparece (n). La gente no desaparece, la desaparecen.

La Convención Internacional para la Protección de todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas señala como desaparición forzada “el arresto, la detención, el secuestro o cualquier otra forma de privación de libertad que sean obra de agentes del Estado o por personas o grupos de personas que actúan con la autorización, el apoyo o la aquiescencia del Estado, seguida de la negativa a reconocer dicha privación de libertad o del ocultamiento de la suerte o el paradero de la persona desaparecida, sustrayéndola a la protección de la ley.”

Sin ser exclusiva de dictaduras, la desaparición forzada es un mecanismo de represión que desde los años sesenta se ha constituido como una práctica de control; borrar el rastro de alguien es “el crimen perfecto. Dentro de su inhumana lógica, no hay víctimas, por ende, no hay victimarios ni delito.”

Bola de Carne

¿Qué nos queda?

¿Qué efectos produce el término desaparecer? ¿Qué sentidos ha tenido, tiene y puede llegar a tener? ¿De qué manera se han tejido éstos en distintos lugares del mundo? ¿Cómo rastrear a quien ha sido desaparecido? Ante el constante desaparecer, ¿qué nos queda?

En un ejercicio colaborativo, el dramaturgo de origen vienés Thomas Köck y el colectivo mexicano de investigación escénica Bola de Carne exploran la desaparición en un entorno escénico en el que dialogan lo simbólico y lo documental para ofrecer diversas escalas narrativas que permitan conocer las diversas caras y fenómenos ligados a este término.

Este miércoles 13 de marzo, esta mancuerna abre su proceso para conversar con el creador Diego Álvarez Robledo, cuyo trabajo se ha apoyado fuertemente en el intercambio permanente entre el documental y la ficción teatral, y el público interesado en este tema y en su abordaje desde las artes escénicas.

No te pierdas este encuentro que resulta de un trabajo conjunto entre Cátedra Bergman, el Goethe-Institut Mexiko y Teatro UNAM y que se llama Alles Drama: Encuentros de dramaturgia contemporánea México – Alemania.

La cita es a las 19hrs en el Foro Sor Juana Inés de la Cruz y la entrada es libre.

Para mayor información consulta: http://catedrabergman.unam.mx

____

Erika Arroyo – @_earroyo

Titixe: recuperar el olvido

Comments

comments