Manifesto SCUM, una proclama que llama a la destrucción de los hombres

Pues todo se resume a un nombre: Valerie Solanas. Esta autora y artista norteamericana tuvo un momento de brutal fama durante los sesenta por haber tratado de asesinar a Andy Warhol. Ya saben, hay películas, testimonios, miles de anécdotas al respecto, incluso autorretratos del mismo artista tras haber librado el atentado, en el cual también fueron atacados un par de colegas de The Factory.

Pero la historia no es tan como se le pinta. La verdad es que, y sin que esto signifique que mereciera un balazo, Warhol se pasó de lanza, como era su costumbre, pero justamente con quien no debía. Resulta que en algún momento Solanas le pasó un guión fílmico de título Up your ass. El artista la tiró de a loca, y sólo por diversión le dijo que iba a producir la película cuando en realidad perdió el texto casi de inmediato. Tras meses de poca comunicación, Valerie Solanas lo fue a buscar con un revólver. Warhol, tan acostumbrado a usar a las personas, aprendería una dura lección esa tarde.

Sin embargo, hay un detalle que trasciende lo meramente anecdótico. Doña Valerie Solanas es una autora hecha y derecha. Y tal vez su obra más notable se llama Manifesto SCUM, o SCUM Manifiesto, o Society for Cutting Up Men, que después parece que no se llamaba así según la misma escritora, pero ahí ya es trabajo para los expertos. Este texto que ella misma publicó poco a poco se ha difundido, y, a pesar de su muy particular punto de base, tiene ideas muy luminosas, o por lo menos muy cabronas, o bien dementes, de esas que no lo dejan a uno dejar de leer.

En el Manifesto SCUM se pueden leer cosas como:

“Vivir en esta sociedad significa, con suerte, morir de aburrimiento; nada concierne a las mujeres; pero, a las dotadas de una mente cívica, de sentido de la responsabilidad y de la búsqueda de emociones, les queda una – sólo una única – posibilidad: destruir el gobierno, eliminar el sistema monetario, instaurar la automatización total y destruir al sexo masculino.”

“El hombre incapaz de un estado positivo de felicidad (lo único que puede justificar la propia existencia), como máximo, puede aspirar a un estado neutro de control físico que dura poco, pues enseguida el aburrimiento, (un estado negativo) lo invade. Está, por lo tanto, destinado a una existencia de sufrimiento, aliviada solamente por ocasionales, fugaces momentos de tranquilidad, estado que únicamente puede alcanzar a expensas de alguna mujer. El hombre, por naturaleza, es una sanguijuela, un parásito emocional y, por lo tanto, no es apto, éticamente para vivir, pues nadie tiene el derecho de vivir a expensas de otro.”

“Si todas las mujeres abandonaran a los hombres, se negaran a tener algo que ver con cualquiera de ellos, todos los hombres, el gobierno, y hasta la economía nacional se hundirían sin remedio. Incluso sin dejar a los hombres, las mujeres conscientes del alcance de su superioridad y de su poder sobre ellos, podrían adueñarse de todo en pocas semanas y someter totalmente a los hombres. En una sociedad sana el macho trotaría obedientemente detrás de la mujer. El hombre es obediente, se somete con facilidad al yugo de cualquier mujer empeñada en dominarlo. El hombre, de hecho, desea desesperadamente someterse a las mujeres, vivir bajo la autoridad de su mamá, y abandonarse a sus cuidados. Pero no vivimos en una sociedad sana, y la mayoría de las mujeres no tienen la menor idea de la verdadera relación de fuerzas.”

“Los hombres irracionales, los enfermos, los que intentan defenderse contra su repugnancia, al ver a las SCUM CARGAR SOBRE ELLOS, aullarán aterrados y se aferrarán a la Gran Mamá de las Grandes Tetas, pero las Tetas no les protegerán contra la arremetida de las SCUM; La Gran Mamá se aferrará al Gran Padre, quien, en un rincón,se cagará en sus dinámicos calzoncillos. Sin embargo, los hombres racionales, no patearán ni pelearán ni armarán una lamentable pataleta; se quedarán mansamente sentados, relajados, gozando del espectáculo, dejándose llevar por las olas hasta su fatal extinción.”

“El perro conduce al amo, cuando en realidad, de no ser un marica travestí, lo más aceptable para el hombre es postrarse delante de la mujer, como un esclavo. Los hombres racionales desean ser aplastados, pisoteados, exterminados y masticados, tratados como lo que son, perros mugrientos, y confirmar así su ser repulsivo.”

Que quede claro, bajo ninguna circunstancia subrayamos las palabras del Manifiesto SCUM. Sin embargo es una lectura bien interesante, y hasta entretenida, que apunta al mayor de los extremismos, pero que también señaló algunos de los caminos de la radicalización de las teorías, y claro, una ventanita al interior de una mente bien perturbada. Si lo quieren completo sólo abran el siguiente link:

SCUM Manifesto SCUM Manifesto SCUM Manifesto SCUM Manifesto SCUM Manifesto

Listo amigos. ¿Cómo ven? ¿A poco no han escuchado algunas de las ideas de Solanas? Por lo pronto, como pieza literaria, o ejemplo extremo de lo que se conocería como feminismo radical o extremista, nos voló la cabeza y no pudimos pasar la oportunidad de compartirlo con ustedes. Lo cierto es que la historia tiene un final triste. Valerie Solanas murió en la calle en 1988 tras toda una vida de violencia, abusos y locura. Pero su obra permanece, tanto sus palabras como sus balas.

Comments

comments