#PunkRockJesus 6. Los mejores discos del 2018 para un Grungie de más de 40

Hacer una lista al más puro estilo de High Fidelity sobre los mejores discos del año, es un acto totalmente subjetivo y no implica una afirmación única de que es lo mejor dentro del panorama musical. Al contrario, la lista habla de los filias y gustos de quien la hace. Incluso habla del estado de ánimo de quien la hace justo en el momento de armarla, por lo que están todas invitadas armar su propia lista.

Lo mejor de la creación artística en todas sus formas (incluida la música) es que, para los que lo disfrutamos una vez que sale a la luz pública, no importa tanto quién era creador o cuál era la intención. Importa lo que nos dice o lo que no nos dice y desde ahí la juzgamos. Desde lo que nos produce escuchar un disco, una canción, ver una película o una pintura, así juzgamos, desde lo individual.

Sin orden de ningún tipo van los primeros cinco discos de una lista de diez que han estado sonando en mi reproductor de forma regular.

10. Ministry: AmeriKKKant

Tras seis años del fabuloso disco póstumo From Beer to Eternity de Mike Scaccia y con un Al Jourgensen que decidió salir del retiro, Ministry lanzó el que es posiblemente su disco más político. Y eso es decir mucho de una banda muy cercana al activismo político en su país. Este AmeriKKKant es justo una patada en la cara a ese lado oscuro al que estamos entrando de la mano de Trump y todas las fuerzas fascistas que están apareciendo en el mundo.

Nueve canciones de metal industrial, cacofónico, rápido, agresivo, con letras que invitan actuar (Antifa es una maravilla). Jourgensen pasará a la historia como uno de los músicos más comprometidos tanto musical como políticamente de estos oscuros días.

9. Second Letter: Cicatrix

Los viejos punks nunca mueren dicen las malas lenguas y los Second Letter son un ejemplo de esto. Formada por ex miembros de State of Nation, Farside, Burning Side que se reúnen a tocar en la cochera como cualquier banda de adolescentes para unos años después, en este 2018 darnos el mejor disco de post-hardcore en mucho tiempo.

Diez canciones que van desde la introspección hasta la crítica social desde el punto de vista del anarquismo. Post-Hardcore que suena como tiene que sonar: melódico, fuerte, bailable con un Rob Haworth mucho más tranquilo que en su paso por los State of Nation, pero sin perder esa rabia contra el sistema. A Second Letter podríamos considerarlo como unas de esas súper bandas por la historia de sus miembros, pero es más que eso, es una banda de amigos haciendo música por el placer de hacerla.

8. Ben Harper & Charlie Musselwhite: No mercy in this land

Dieciséis años tuvieron que pasar para que estos dos capos del Blues decidieran grabar juntos. En 2013 nos dieron el maravilloso Get Out. Cinco años después nos vuelven a sorprender con un nuevo disco. No mercy in this land es toda una declaración política y musical al reinado del lado oscuro que tal parece año con año se fortalece. Con este disco, con la voz de Ben Harper y la armónica de Musselwhite, y una estupenda banda de soporte, nos dejan claro que no todo está perdido. Desde la canción que da título al disco hasta la derrota representada en una canción (The bottle wins again) es un disco que no tiene desperdicio. Ben Harper y sus múltiples proyectos sigue apareciendo en mis listas finales año con año.

7. Frank Turner: Be more Kind

Desde su paso por los post-hardcore Million Dead y con siete discos como solista, Turner es posiblemente, o al menos debería serlo, el mayor representante del Folk Music en la actualidad. Be more Kind es su séptimo disco y, como en los anteriores, las trece canciones que lo componen no tienen desperdicio. Rock, folk, con letras inteligentes, sarcásticas. “Make America great Again” es una burla a la política migratoria de Trump. Acompañado como siempre de su banda soporte desde el 2005, los Sleeping Souls, Turner es el mayor capo de todos.

6. Damien Jurado: The Horizon Just Laughed

Mientras que en la década de los noventa, los mass media buscaban como desesperados a los nuevo Nirvana o cualquier fenómeno relacionado con el Grunge convirtiendo toda una escena alternativa gringa en una marca, en la misma Seattle Damien creaba su arte fuera de cualquier moda y/o etiqueta. Firmado en un primer momento por la SubPop, donde grabo sus primeros discos con ese estilo de Folk, poco o nada comercial, Jurado ha sabido mantenerse fuera del mainstream haciendo lo que más le gusta: tomar su guitarra acústica y componer música para él. Si después le gusta a los demás es un extra.

The Horizon Just Laughed es su catorceavo disco en 20 años, lo que habla de su creatividad en general y en específico es su disco más maduro, inteligente, muy cercano a los bastardos de la generación X que envejecemos de una forma distinta a las anteriores. Un buen soundtrack para nuestros días en el cenit.

…en quince días continuamos con los cinco discos más y un pequeño apartado de aquellos que me decepcionaron…por lo pronto bailen, coman, cojan, disfruten…

______

Jorge Tadeo – @primaindie

Comments

comments