Postal 106. ¿Crees que un día este techo ya no me quede?

por Erika Arroyo @_earroyo y María Fernanda Gutiérrez Con la humedad o el tiempo (lo que llegue antes) la madera puede irse debilitando poco a poco, deformándose, generando grietas, hongos; rechinando con el movimiento. Su rechinido suena como un grito paciente. A pesar de su estado inconveniente, sobre ella se puede escribir sin problema y […]