TODO MENOS MIEDO

EN VIVO

EN
VIVO

#PecesSueltos presenta: The Fireman

- Por: helagone

“A Loose-Fish is fair game for anybody who can soonest catch it.” Herman Melville, Moby Dick

Si la música se parece al mar, y lo habitamos todos, hay especies raras, que se ven poco y extraña vez son capturadas. Aquí surcamos las olas para hacerlos más evidentes.

The Fireman

Iván Cruz Osorio – @IvanCruzOsorio

En ocasiones los grandes artistas realizan sus obras más aventuradas bajo las sombras. Bajo su gran nombre, que puede resultar una etiqueta insufrible para el desarrollo artístico. El público, ese monstruo cruelmente demandante, siempre espera algo de un artista y si esas expectativas no son satisfechas, también son susceptibles de demoler trayectorias. El consumismo como el poder de desechar lo que no cumple con las expectativas.

Tras su separación, los Beatles sufrieron este rechazo. Lennon era visto como un arribista ignorante con los temas políticos de sus primeros sencillos y discos; Harrison, tras el éxito arrasador de su primer disco como solista, All Things Must Pass (1970), fue señalado como místico aburrido, y Paul fue etiquetado como el autor de canciones tontas de amor. Todos estos rótulos eran en una generalización estúpida, hechas por críticos musicales huevones.

Los heterónimos de Paul McCartney

McCartney si bien era mucho más que la etiqueta de autor de baladas románticas, también fue un visionario comercial y experto sobre el monstruo del consumismo. De tal forma empezó a realizar sus experimentos musicales a la sombra del nombre Paul McCartney. Así inventa su primer heterónimo en 1977, Percy “Thrills” Thrillington, con la publicación del disco Thrillington. El disco era en esencia la versión jazzística y orquestal del disco Ram, publicado por en 1971. Paul buscaba salir del pop y experimentar con el jazz, con una orquesta en vivo, que él mismo dirigiera, sin voces, todo instrumental. El disco es un gran viaje dentro del vasto conocimiento musical de Paul, una rareza que en su momento pasó desapercibido, en mucho por la edición limitada de discos puestos a la venta.

El segundo heterónimo de Paul es The Fireman, en referencia a los versos de la canción “Penny Lane” que rezan: “We see the banker sitting waiting for a trim/ And then the fireman rushes in/ From the pouring rain, very strange”. The Fireman está integrado por Paul y, el productor musical y bajista de la banda Killing Joke, Martin Glover “Youth”.

¿Quién es The Fireman?

Paul y Youth tras realizar distintas mezclas del álbum Off The Ground (1993), entablaron una amistad que los llevó a desarrollar diversos experimentos en que la música dance, electrónica, el new wave y el post punk, fluían de una manera creativa estupenda. McCartney inmediatamente quiso publicar el álbum y así nace Strawberries Oceans Ships Forest (1993). Publicado bajo la autoría de The Fireman, empezó a tener un éxito inexplicable en los clubes nocturnos de Londres, lo que provocó un fuerte interés por saber quién era The Fireman.

Rushes

En la época de los paparazzi y la compra de notas, alguien de la compañía disquera declaró que The Fireman era Paul McCartney, lo cual enfureció al exbeatle. Pasaron cinco años para que Paul y Youth se reunieran nuevamente para trabajar juntos, esta vez sobre canciones sin terminar de McCartney. El resultado es magistral, Rushes (1998) es decididamente más elaborado que el disto anterior. Rolas como “Watercolour Guitars” y “Palo Verde” competían sin problemas con lo mejor de la música electrónica y ambiental de finales del siglo XX.

Los críticos musicales se rindieron ante el nuevo trabajo de McCartney y celebraron este giro en su carrera. De nuevo la publicación de este disco sólo dio para algunos miles de ejemplares. En realidad el disco es un hito en la carrera de Paul, quizá su disco experimental más radical en su etapa de madurez.

Pasaron 10 años para que Paul y Youth se reunieran de nuevo, el resultado es un muy buen disco de pop-rock-electrónico con letras, con un cantante, pero The Fireman había desaparecido como ese alter-ego profundamente experimental, McCartney (el ego) le ganó a The Fireman. Electric Arguments (1998) si bien dio un nuevo y alto estándar de música pop a Paul, relegó absolutamente la creatividad desbordada y libertina del exbeatle. Un muy buen disco pop, con piezas memorables y nada más, es decir, uno de los mejores discos de Paul McCartney, de lo que la gente esperaría de ese nombre.

Menos Paul…

El tercer heterónimo de Paul fue Liverpool Sound Collage, que en realidad se trataba del título de una exposición del artista visual Peter Blake (autor de la portada del Sargento Pimienta), quien le pidió a Paul que compusiera una suite experimental exprofeso y así hacer una exposición visual-musical. McCartney convocó de nuevo a Youth y a la banda electrónica/psicodélica Super Furry Animals. El resultado es Liverpool Sound Collage (2000).

Un collage de sonidos en que se filtran las voces de sus compañeros Beatles, loops, sintetizadores y baterías delirantes. Paul declaró que este collage de sonidos es muy parecido a la pieza “Carnival of light” (1966), que él mismo realizó para una exposición de arte de esa época y que continúa inédita al público. Cabe señalar que esa canción abrió el periodo experimental de los Beatles, con ese espíritu Harrison haría el disco Wonderwall Music (1968) y Lennon la rola “Revolution 9”. 

Liverpool Sound Collage es un disco partesesos, que gustó a los críticos y que fue nominado al Grammy en la categoría de mejor álbum de música alternativa en 2001.

Hace 11 años que Paul no realiza un disco experimental y los fans de The Fireman y Liverpool Sound Collage extrañamos el libertinaje musical de uno de los grandes músicos del siglo XX. Menos Paul más fireman. 

______

http://nofm-radio.com/recomendaciones/peces-sueltos-presenta-moondog/