TODO MENOS MIEDO

EN VIVO

EN
VIVO

#PunkRockJesus 14. El rap político de Daniel Devita: más allá del Flow

- Por: helagone

“El sol salió del Sur y vamos por el Horizonte”. Venezuela, Daniel Devita.

Conocí a Daniel Devita hace tres años, cuando en LIDECS, el colectivo donde trabajo, comenzamos una campaña contra el Tratado Transpacífico (TPP). Él había hecho un rap poderoso al respecto, así que le mandé un mensaje y una invitación de amistad vía Facebook para que nos dijera un par de palabras sobre los impactos que se darían con este tratado comercial. Comenzamos a tener una amistad virtual. Un par de años después de eso nos vimos en Buenos Aires. Yo estaba viajando a la Anti-Cumbre por la OMC y, bueno, él viviendo allá; vernos estaba en la agenda. Nos encontramos en un festival/conversatorio por Milagros Salas (a la cual Daniel la hizo una estupenda canción). Platicamos un poco, y nos volvimos a encontrar en el festival musical contra la OMC. Él participó con un par de canciones y después nos sentamos a platicar con un par de cervezas y unas tortas vegetarianas. Fuimos descubriendo nuestras coincidencias, que son muchas, y dejando atrás las diferencias, que son pocas. El cariño, el respeto y la admiración de mi parte fue creciendo. Sólo lamento que su set musical en el festival haya sido tan corto. Ya me tocará verlo en vivo de nuevo.

Daniel Devita desde las Anomalías Del Sistema

A la fecha, Daniel y yo mantenemos una buena relación de amistad. Cuando presenta un nuevo tema, siempre con un video, me sorprende su calidad. Cuando saca un disco nuevo, pues la alegría es mayor. Desde Anomalías del Sistema, el primer disco que escuché de él, pasando por La Madre de todas las Batallas, hasta Rap Político, su más reciente combo, puedo notar su evolución, pero también su constancia y coherencia. Piensa, dice y hace, cosa harto difícil en estos tiempos.

A finales de julio anunció que pondría a descarga gratuita su nuevo disco. Lo descargue justo el día que salió. Lo puse en mi teléfono, y al día siguiente me monté en un avión para irme a la selva salvadoreña por unos días a un taller de Deuda y Privatizaciones con las compañeras de la red Jubileo Sur Américas. Ya en el avión le doy reproducir. Suena Rap Político.

En la canción de apoyo a Venezuela, no deja títere con cabeza. “La patria no está en venta, así que se me retiran”, les dice a los gringos y su intento de invasión a ese país. Saco mi cuaderno para comenzar a escribir sobre este disco. Al menos con mi intento de columna puedo recomendar a uno de los pocos raperos latinoamericanos capaces de usar su voz como arma. Le toca a Futuro Por Pasado. Casi siento lástima por María Eugenia que vuelve a recibir una tunda por este rapero sin cabellera. La pobre señora toma una lección donde queda claro que el futuro aún no llega, pero el presente es una mierda gracias a las políticas neoliberales de Macri y sus secuaces.

Un grito que estremece

Me doy un tiempo para pedir una cerveza cuando se acercan las asistentes de vuelo. Sólo marcas malas. Me conformo con un café. Le doy play de nuevo a mi teléfono y aparece No Pueden (preso político), una bella y terrible canción cuyo título lo dice todo. Un poco corta para mi gusto, pero con una letra brutal, que continúa con Mata Pymes. Directo a la cabeza de Macri y su política neoliberal privatizadora.

Me despabilo un momento; es un vuelo de dos horas, pero tengo desde las cuatro de la mañana despierto. Regreso a mi asiento, me pongo los audífonos y Daniel Devita, sin reparos ni complejos, le manda una carta abierta a René Pérez, con lo que yo me pregunto, estimado Residente: ¿Para cuándo la colabo con Daniel Devita? Ya grabaste con Bad Bunny, ahora toca el turno a un rapero hecho y derecho que puede dejarte mucho más.

Rap Político –la canción y el disco- parecen compuestas en aquellos inicios de la última década del siglo pasado. Bien podría ser Public Enemy o Paris haciendo una crítica social a base de versos y beats. Así llega la que a mi juicio tiene el mejor beat de todo el disco –no necesariamente es la mejor o la que más me gusta-. Un Grito Que Estremece es simple y sencillamente la clase obrera dando una cátedra de historia sobre lucha y resistencia.

Los chicos sólo quieren Flow

Escucho el disco a más de diez mil pies de altura -así lo dijo el piloto-. Escribo poco, disfruto mucho. De pronto Daniel regresa a la escena del Hip Hop mundial para hacer una crítica muy bien merecida. Las letras le han dado paso al Flow, los chicos solo Quieren Flow, no importa nada más y aquí él hace una pausa en su lucha social, o la amplía. La Yegua es posiblemente LA canción en este disco para muchos argentinos. Algunos la amarán, otras la odiarían, y sé de buena fuente que le ha traído muchos haters al querido Devita, pero es una canción donde deja claro su formación política, lo que él piensa, convirtiendo un insulto a Cristina Kirchner en un poema. Finalizo el disco aún con algunos minutos antes de aterrizar en San Salvador y su aeropuerto, que lleva por nombre “San Óscar Arnulfo Romero”, con una canción que me lleva a preguntarle a Daniel, ¿para cuándo tu proyecto tipo Riot Propaganda? En todos sus discos ha dejado claro que sus gustos musicales van más allá del rap y sería interesante verlo en un proyecto así. El rap con banda es de mis debilidades musicales.

Dejando atrás su alias de MC Doble D, para convertirse en Daniel Devita, que yo lo podría definir como un activista del verso, es claro que la evolución de Daniel aún está en proceso, que tenemos mucho que ver y escuchar de este joven que aún no cumple los treinta años y que poco a poco se va convirtiendo en un capo.

Jorge Tadeo – @primaindie


http://nofm-radio.com/noticias/punkrockjesus-13-ben-harper/