TODO MENOS MIEDO

EN VIVO

EN
VIVO

#Topless con 8 estrenos musicales con gato

alejandro otaola estrenos musicales

Es mucho más fácil practicar un culto que no hacerlo. Uno parece más bien seguro y lo otro es pura experiencia. Quién podría saberlo; los practicantes, suponemos. Aquí se practica el culto a la música, por ejemplo. Y por eso llega tu #Topless, nuestra columna de hallazgos y estrenos musicales.

En esta ocasión les pasamos 8 estrenos musicales encontrados en la nieve, 8 estrenos musicales bien cantados.

Las Ligas Menores – La Nieve

La Nieve se siente sencilla, y por lo mismo es bella y apacible. Lo que pasa, pues pasó. Sin embargo resuena, su decoración interior es intensa y, por momentos, uno puede llegar a perderse entre sus giros. Las Ligas Menores están resolviendo muchas preguntas sobre su sonido, y están creciendo enormemente. Aquí una canción contenida llena de pinceladas.

Meridian Brothers – Extraños Juegos

La leyenda disonante de este combo lisérgico sigue creciendo. A pesar de todos los pronósticos, los Meridian Brothers ya son materia de estudio. Y está muy bien. Extraños Juegos es, primero que nada, un magneto de huesos, después un raro cuento infantil y, al final, una reflexión sobre algunas de las posibilidades del acordeón. O no. La banda es de puro artista; acá sólo tratamos de sentir entendiendo.

Dromozz – Espuma

Más allá de esos versos de desesperada sexualidad, aquí hay muchísima guitarra y batería. Eso muy bien, muy preciso y gratificante. Sería injusto resolver todo en la frágil postulación del “otra pieza de rock“, incluso aceptando que lo es. Porque, más allá de un riff, Espuma de Dromozz está plagada de sólidas intenciones de romper, ya sea con “lo que esperábamos“, o con la “otra pieza de rock“.

Okuté – Quiere La Rumba

En Quiere La Rumba no hay ningún tipo de engaño o adorno. Es lo que es, construida en piel, madera, metales y voz. Es impactante la profundidad de su sonido y la calma con la que estamos siendo invitados a un espacio cada vez más espeso e intoxicante. Okuté presenta una pieza de inspiradoras claridades proyectadas sobre el mismo sistema cardíaco de la cultura.

Sgt. Papers – No Fuí Yo (Mexican Candy Live Sessions)

Rápidos, divertidos e irresponsables; Sgt. Papers, a pesar de todo, siempre están en nuestro radar y nunca nos cansamos, a pesar de ellos mismos, de recomendarlos y obligar al mundo a celebrarlos. Se podría decir con más claridad con uno de sus versos dorados: nos escucha puro perdedor. No Fuí Yo (Mexican Candy Live Sessions) es un pequeño momento que demuestra las altísimas cosas que se logran cuando te vale madres.

Marina Fages – Canción De Flora

Amamos el lugar en donde nos instala esta Canción De Flora y es que de verdad nos pone a escuchar. Tal vez es ese primer minuto de llamado, o puede ser el giro a los ecos y el cuatro bien atacado. Marina Fages logra pasar de lo brutal a lo esencial sin problema, y se precibe y agradece.

Frente Cumbiero – Jaley Jaley

Estamos vueltos locos con lo nuevo del Frente Cumbiero. No podemos parar de clavarnos, enseñarla y pedir explicaciones. Primero que nada, si esto no es fusión, ¿qué es la fusión? Y por otro lado, ¿qué diablos está pasando con ese saxofón irritado y quién le pregunto su opinión telúrica a esa tuba? Aquí hay desgracia increíble y dos solos que nos mueven el punto entre la nuca y los ojos. Jaley Jaley es más libre que lo free y más dramático que lo hot.

Alejandro Otaola – Rumble Driver

Vivimos una era que celebra lo “digerible” y “rápido”. Y eso está muy bien. También vivimos una era que nos obliga a aceptar dignamente que antes no nos habíamos enterado que casi todos somos unos tarados, porque los tarados no sabíamos cómo hacernos escuchar. Es decir, vivimos el taradásico. Sin embargo, ahora nos toca recomendar y elogiar lo complejamente hermoso que desde lo rápido hace digerible el proceso creativo y musical de un enorme creador. Ese creador se llama Alejandro Otaola y es una de las cabezas musicales más sofisticadas e intrigantes de nuestro presente. Su Rumble Driver no se deja atrapar y podemos intuir alrededor de 8 composiciones unitarias que se mezclan en este trabajo demente y sustancioso. Aquí hay, más o menos, de todo: provocativa distorsión, pasajes rosa pastel, quiebres en la cinta de grabación y solos prodigiosos. Es una maravilla, y para quien nos vaya a decir que aquí no escribimos de música puramente instrumental, pues los invitamos a escuchar a un cantante de talentos pocas veces vistos: Kubrick el gato. Y claro, es lo mejor de la semana.

Listo amigos, ya escucharon su #Topless con los mejores estrenos musicales. Si tienen algún proyecto o nos quieren presumir algo, escriban a [email protected] o a nuestras redes. Y otra cosa, nos late mucho recibir links de SoundCloud, Bandcamp o YouTube, lo demás nos complica mucho la vida y no es gratis. Hasta la próxima semana.

Y acá en listita de Spotify para que no digan que no hay amor.