TODO MENOS MIEDO

EN VIVO

EN
VIVO

Craig Ferguson, el último artista de la TV

Craig Ferguson

Si algo podemos agradecer a la temporada, tal vez lo único, es que hemos tenido tiempo que perder. Y ya lo decía un sabio, el ocio es el padre de todos lo males, así como la ignorancia es la madre, y vaya que hemos luchado contra la ignorancia a partir de nuestro malestar favorito más reciente: Craig Ferguson.

Todos lo sabemos, los Late Night Shows son instituciones más bien internacionales. Y claro, también son un pilar de la cultura gringa. Por asuntos imperialistas desagradables, son parte de la cultura de todos en realidad. ¿Qué tal si les contamos que el ejemplo más revolucionario y chingón de esta rama del entretenimiento se llamó The Late Late Show with Craig Ferguson?

Craig Ferguson y su revolución

El señor Ferguson es un escocés de vida azarosa y atribulada, y también es uno de los hombres más inteligentes y divertidos que se han presentado en la televisión. Por alguna extraña circunstancia del destino, el comediante acabó encargado de un show nocturno. Y llevó esta tarea durante diez años, y lo hizo de manera legendaria.

¿Por qué se volvió inolvidable y un ejemplo de finura y arte? Porque lo hizo exclusivamente a su manera. Su primer planteamiento fue, evidentemente, el de burlarse de toda la mística de Carson. El segundo fue el de deconstruir todo el concepto de un Late Night. Y claro, lo que vemos es a un patiño calaca robot, un caballo bailarín, un productor “racista”, coreografías y sketches sin sentido, un rinoceronte parlanchín, concursos brutos y silencios incómodos, todo acompañado de artistas de todos los estratos y un ambiente generalizado de desconcierto, belleza y posibilidad.

Es decir, Craig Ferguson puso a trabajar al caos y al absurdo en favor de la televisión.

Y Gaby dice…

Hola, Benji, no te saques de pedo. Piensa que te escribo acá lo que te platicaría del otro lado del escritorio:

Creo que es importante decir que Craig Ferguson pudo hacer lo que hizo por pura suerte. Cuando se retiró Johnny Carson, los ejecutivos de CBS estaban tan ansiosos de que David Letterman firmara con ellos que, como parte de las negociaciones, le ofrecieron ser dueño del tiempo aire de 11:30 pm a 1:30 am. Él podía hacer lo que quisiera hacer con ese tiempo en pantalla mientras The Late Show estuviera al aire. A Ferguson lo contrata Letterman y le pone al productor de toda la vida de Johnny Carson. Craig podía hacer lo que quería porque no respondía a CBS, la empresa no lo pelaba porque no le generaba ganancias; pero tampoco lo promocionaba.

Letterman estaba muy ocupado con su propio show, así que también le dio libertad creativa, pero ni un centavo para producir nada. Ferguson nunca había conducido, pero estaba en la quiebra después de su segundo divorcio y necesitaba una chamba fija para que le dieran la custodia compartida de su hijo, así que se puso creativo. Luego, en el programa con el que ganó el Peabody Award, Desmond Tutu le dijo a Craig que estaba loco y que el mundo necesitaba locos como él. Así que decidió hacer el show más loco cada noche. Él mismo dice que no puede haber otro show como el Late Late Show porque nunca se volverán a repetir las condiciones: fue sólo una ventana de oportunidad.

Y ya, perdón por meterme en tu nota. Te mando besos.

P.D. Sí, estoy mal, ya lo sé.

Y por acá unos ejemplos de grandeza: