TODO MENOS MIEDO

EN VIVO

EN
VIVO

El último trago se mastica

Recreos

A los pendejos también se les tiene aprecio. Aprendí ese concepto en la adolescencia y lo aprendí bien. No concibo de otra manera la razón por la cual anoche soñé con ese compañero de salón que hace cinco mil recreos pretendía impresionar a cualquier mujer consumiendo a mordidas su particular almuerzo de cebolla cruda y plátano para luego de embadurnar su botella de refresco en el precozmente muy peludo como visible sobaco soltar un “¿Vas a querer reina o le doy mate?”, que, tras un eructo, concluía ya con el contundente como gritado a quien de la peste huía: “¡Nomás acuérdate que el último trago se mastica!”

-¿Y tú qué?- asestó al único testigo que permaneció por esos rumbos.

Yo respondí como se debe de responder en esos casos:

-¡Yo qué de qué!

Tres días de expulsión vinieron luego de separarnos. Era lo acostumbrado.

-¡Venga a sus casas! ¡Hasta el lunes malandrines!- el director jamás perdería ni el habla decimonónica ni el acento de Getafe. Nunca supe cómo él se las ingenió para conseguir mi número telefónico:

-Oyes- dijo mi apellido. En ese colegio desde siempre uno se hablaba por el apellido- Te llamo para ofrecer disculpas. Eres bueno para los guamazos. ¿Quieres ser mi amigo?

Sí, a los pendejos también se les tiene aprecio y él me lo tenía. Me lo tuvo . Ya ni me acuerdo cuándo murió pero anoche era el mismo. Hasta siento ahorita que lo extraño.


Alain Derbez – @Alain_Derbez

LEE TAMBIÉN: Ceremonia del Té de columpio (pasatiempo casero para la cuarentena tomado de la receta original)