TODO MENOS MIEDO

EN VIVO

EN
VIVO

Conociendo a Astrid. Más allá de los márgenes

Conociendo a Astrid

Curiosa y ávida lectora, Astrid Lindgren vio el mundo de las primeras décadas del siglo XX a través de las revistas, los libros, la música y el cine.

Los primeros años de la primera ola feminista coinciden con el corte de cabello y vestimenta a la tomboy, un estilo que cobraba cada vez más fuerza entre las mujeres, y que Astrid descubriría en su adolescencia, abrazándolo por su desafiante sentido, por ser capaz de expresar su personalidad, su mundo.

Una tarde de 1924 llegó a casa con su cabello corto, inspirada por la mítica y radical Monique Lerbier, personaje principal de la novela La garçonne de Victor Margueritte, y jamás olvidaría la recepción de su familia, inquilina de una casa parroquial, dedicada a las labores de la granja y a la vida piadosa. Mientras permanecía sentada en una silla en la cocina, más tarde compartiría: “Nadie dijo nada; sólo caminaron a mi alrededor en silencio.”

Pippi Calzaslargas

Su sensibilidad para entender el mundo y su habilidad para contar historias eran más que evidentes, y siendo muy joven, ejerció el periodismo en un medio local en un momento en el que su vida daría un giro inesperado que la llevaría fuera de Estocolmo y que la transformaría profundamente.

Antes de publicar Pippi Calzaslargas en 1945 y conquistar el corazón literario con ese estandarte de la liberación de las niñas y los niños que les anima a la auto confianza y la rebeldía, a ir más allá de los márgenes, Lindgren tuvo que liberarse, hallar esos caminos que recorre su entrañable personaje. 

Hasta hace relativamente poco, se ignoraba cómo había sido su entorno, por lo que la realizadora Pernille Fischer Christensen, se dio a la tarea de investigarlo y compartirlo: “hace algunos años, leía el periódico y me encontré con una foto de Astrid sujetando la mano de su hijo. Decía: ‘Astrid y el pequeño Lasse en Copenhague’. Pensé: ‘¿Qué hacen allí?’ Más tarde, compré un libro sobre su vida para mi madre. En él vi una foto de una mujer joven muy frágil y hasta deprimida. Empecé a indagar de dónde venía ese dolor. Parecía completamente introvertida y esa no era la imagen que yo tenía de Astrid Lindgren, así que empecé a leer sus cartas y los libros sobre ella. Traté de dar con su esencia.”

Conociendo a Astrid

¿Qué diría Astrid?

Su interés poco a poco fue ofreciéndole elementos para construir un retrato íntimo de la escritora que tanto admiraba de niña, aquella que la llevó a descubrir su amor por el cine y a entender que más allá de La Cenicienta, había otras historias que contarles a las niñas: “En Suecia, cuando la gente tiene que tomar una decisión importante, pregunta: ‘¿Qué diría Astrid?’ Sus historias tuvieron un impacto profundo en mí.”

Conociendo a Astrid es una exploración fílmica de la verdad sentimental de un personaje y una personalidad tan importante para la cultura y el activismo político sueco que va de mano en mano impresa en los billetes, que ha inspirado uno de los reconocimientos literarios más relevantes que otorga el gobierno de Suecia, el Premio Memorial Astrid Lindgren que reconoce a autores y autoras de literatura infantil y juvenil, ilustradores y/o promotores de la lectura en prácticamente cualquier país del mundo que esta inigualable creadora visitó a través de sus lecturas y sus idas al cine.

Con esta  poderosa historia, se inaugura el ciclo de cine Miradas al cine sueco contemporáneo que presentan la Cátedra Bergman y la Embajada de Suecia en algunas salas de cine del Centro Cultural Universitario y el Museo del Chopo del 6 al 12 de noviembre. No te la pierdas en la función inaugural el próximo miércoles 6 de noviembre a las 7pm en la Sala Julio Bracho. Entrada libre.

Conociendo a Astrid

___________