TODO MENOS MIEDO

EN VIVO

EN
VIVO

We Are Lady Parts: el punk no ha muerto, se fue a la TV

En un mundo en el que Cruella –la nueva película de Disney sobre el origen de la villana de 101 dálmatas–, se presenta a sí misma como el nuevo bastión del punk en la cultura pop, We Are Lady Parts llega como el golpe de aire fresco que entra a través de la ventanilla del coche en un viaje de noche.

We Are Lady Parts es una serie de 6 capítulos, escrita y dirigida por Nida Manzoor para el servicio de streaming Peacock (de NBC) en colaboración con Channel 4 (de Reino Unido). Presenta una visión maravillosa sobre la vida de cinco mujeres musulmanas viviendo en Londres y que tienen una banda de punk llamada “Lady Parts”. Más allá de lo antitético que esto puede suponer, el valor de la serie consiste en que deja ver la perspectiva de otras mujeres, algo que hoy en día es increíblemente necesario.

Sin afán de revelar demasiado, y bajo el entendido de que son pocos capítulos, contaré sólo lo necesario, esperando que a la gente le interese lo suficiente para buscarla.

Las Otras

La historia se cuenta a través de la mirada de Amina Hussein, quien a sus 26 años está terminando su doctorado en microbiología. Debido a su entorno social, se considera una solterona, por lo que está en búsqueda activa por un marido. Esto último se acentúa cuando su mejor amiga de toda la vida, Noor, se compromete, lo que pone a Amina bajo una presión mayor por conseguir un matrimonio pronto.

Amina, es torpe, es ñoña, casi anticuada pero tiene un tremendo talento para tocar la guitarra, aunque no puede hacerlo en público porque su ansiedad le genera un pánico escénico al grado de vomitar (en el mejor de los casos) cada vez que lo intenta. Un día, por azares del destino, Amina llega a Lady Parts, quienes están buscando una guitarrista para poder hacer la audición que cambiará su futuro. Aun con la renuencia de algunas, y convencen a Amina de que se les una. El reto para la banda es hacer que Amina supere su pánico de tocar en público y el de Amina es enfrentarse a un nuevo mundo para ella, completamente ajeno.

La serie presenta con una sutileza casi orgánica una visión diferente de la vida de las mujeres musulmanas, una que pocas veces podemos ver y que dista mucho de la concepción occidental que tenemos, principalmente en términos de cómo viven el feminismo, la familia, las relaciones en pareja, las expectativas y su propia religión. Aunque en realidad vemos casi todo desde la relación y visión de Amina y Saira, la líder de la banda, también tenemos pequeños vistazos de otros aspectos con las otras integrantes de la banda.

We Are Ladyparts

Ver el punk

We Are Lady Parts es la búsqueda de Amina por su propia feminidad, su identidad y sus metas. Todo contado desde su descubrimiento del punk, tal como si se descubriera a sí misma, como nos ha pasado a muchas personas. En la serie nada es lo que esperamos y eso sirve para cuestionar cómo interpretamos o nos acercamos a otras historias, a aquellas que tenemos disponibles, al menos. Un ejemplo de esto es la reacción del papá y, especialmente de la mamá de Amina, a su interés en tocar en una banda de punk. A partir de ahí lo demás va moldear la manera en la que vamos a entender estas nuevas historias y va a romper con todo lo que pensábamos que sabíamos. Justo como si estuviéramos viendo el punk mismo en TV en vez de escucharlo.

Pero la serie también es una comedia sobre la historia de una banda de rock tratando de darse a conocer. Una historia que, efectivamente, ya hemos visto muchas veces. Pero es interesante porque es una forma que no habíamos visto antes, diferente en tono y forma a cosas como Nadie sabe de los gatos persas, por ejemplo. Una comedia que, en un par de horas, termina de contarte una historia, como un concierto de Ramones en donde todas las canciones van en chinga y apenas termina, te das cuenta y empiezas a pensar qué acabas de ver. Eso es We Are Lady Parts.

Buscando la propia voz

Mientras Disney se apropia del discurso del punk, quedan pocos espacios para las disidencias y justo eso es el tema de We Are Lady Parts: la disidencia buscando su propia voz y su propio espacio en un mundo donde la gente escucha lo que quiere escuchar y ve lo que le conviene (quédense con esta frase para la mitad de la serie). Una serie que inspira y enoja y te conmueve y te hace reír y te hace sentir abrazos y sentir el oso de la otra persona. Una serie en donde vemos la belleza de la amistad entre mujeres y los diferentes tipos de amistades que hay y que, a la vez, tenemos suerte de estar viendo, de que existan en realidad.

Actualmente no hay un servicio de streaming que esté transmitiendo la serie en México, pero se puede ver en la ilegalidad. Estaría increíble que alguien la transmitiera legalmente para poder darle rating y garantizar una segunda temporada, porque necesitamos más historias como ésta y necesitamos ver con más miradas este mundo.


Andrea López-Estrada – @conejoazulorama


LEE TAMBIÉN: Espacios vacíos. Música por la justicia para las mujeres