TODO MENOS MIEDO

EN VIVO

EN
VIVO

Foto: Óscar Suárez Alemán

Ep. 7. Infancia es destino

Duración: 45:21

Transmitido en:

Decir Desigualdad

Agradecemos al Fondo Nacional para la Cultura y las Artes el apoyo proporcionado para la realización de este programa.

ESCUCHA EP. 7. INFANCIA ES DESTINO

El éxito de una persona depende de muchos elementos. En tiempos recientes se ha dado peso al mérito y al esfuerzo, como si el éxito dependiera del trabajo individual y de las recompensas que generan ese trabajo. Sin embargo, esta perspectiva deja de lado las circunstancias que, al estar fuera del control de las personas, determinan el alcance y resultados de su esfuerzo.  Es decir, el énfasis en los méritos de una persona anula que todos nacemos en distintos contextos. El lugar en que nacemos, quiénes son nuestros padres, el género, el color de piel, el lugar en que vivimos, son circunstancias que nadie puede controlar, y que limitan de una u otra manera los resultados de nuestro esfuerzo.

En México, ningún piso es parejo. Hay una variedad de circunstancias que juegan a nuestro favor o en nuestra contra. A esto se le llama desigualdad de oportunidades. Según los estudios de movilidad social, todo en nuestro país está estructurado para que las personas no puedan superar sus condiciones de origen. Sin importar el esfuerzo o los méritos, en México, infancia es destino.

Si pensamos la movilidad social como un concurso, cada uno de los participantes tendrá circunstancias que limitarán sus posibilidades de ganar. Sus condiciones de origen se mezclarán con su esfuerzo y sus capacidades, que deberán desarrollar en un contexto que puede o no favorecerles. No se trata únicamente de diferencias entre ingreso y riqueza, sino del acceso que ese dinero puede dar.

Desigualdad de oportunidades en México
Imagen: Gonzalo Fontano

Nadie pierde

Planteamos un ejercicio para observar los efectos de la desigualdad de oportunidades: tres mujeres compitiendo por un puesto ejecutivo de alto nivel en una empresa. Si el concurso es de temática académica, el triunfo dependerá del acceso y la calidad de la educación de los participantes, que a su vez dependerá del lugar de origen y la escolaridad de los padres. Una concursante de origen indígena, nacida en un contexto rural, tiene menos posibilidades de triunfo simplemente por las deficiencias de infraestructura en la educación básica, así como por el ingreso de sus padres. Una concursante de clase media urbana tiene mejores oportunidades académicas, pero menores posibilidades de crear una red de contactos en un contexto en que el poder económico y el poder político están estrechamente relacionados. Finalmente, una concursante de clase alta tiene, desde sus condiciones de origen, mayores posibilidades de triunfo, sin embargo, el 75% de los puestos de alto nivel están ocupados por hombres, por lo que sus posibilidades se reducen. Y, aún si ganara, su salario sería 24% más bajo que el de sus compañeros varones.

¿Quién ganaría realmente este concurso? La meritocracia nos dice que si nos esforzamos, nadie pierde. Lo cierto es que en este México desigual, sin importar los esfuerzos, siempre ganan los mismos.

Ep. 7. Infancia es destino

Créditos

  • Idea original: Óscar Suárez Alemán, Diego Castañeda Garza y Martí Gil Bartomeu
  • Investigación y guión: Diego Mejía
  • Producción: Gabriela Astorga y Benjamín Morales
  • Edición: Sebastian Morales
  • Locución: Erika Arroyo, Ana Martínez de Buen, Benjamín Morales, Andrea Ortega-Lee, Rafael Rodríguez y Aleida Sánchez Villegas
  • Diseño gráfico: Gonzalo Fontano
  • Programación: Holkan Luna