TODO MENOS MIEDO

EN VIVO

EN
VIVO

¿Tercera Guerra Mundial? No, pero compra oro

Tercera Guerra Mundial

El 2020 nos recibió con emoción. No había terminado el tercer día del año, cuando las redes empezaron a anunciar la Tercera Guerra Mundial. El pánico no era para menos. El 3 de enero, por órdenes del presidente estadounidense, fue asesinado, por medio de un ataque con dron, el general iraní Qasam Soleimani, una de las personas más poderosas de Medio Oriente. La respuesta de Irán no se hizo esperar.

A partir de ese día, las declaraciones, amenazas, promesas de venganza, dimes y diretes no han parado. Sin embargo, el conflicto Irán-Irak-Estados Unidos de ninguna manera comenzó con el asesinato de Solaimani. Sólo basta echarle un vistazo a la historia de Medio Oriente para darnos cuenta de que las causas del conflicto son varias y complejas. Así lo pueden ver en la serie que nuestro querido Christian Nader dedicó a la Iranofobia.

De esta forma, como casi todo, este nuevo capítulo en la historia bélica del mundo es mucho más complejo de lo que dicen la redes. No, no es la Trecera Guerra Mundial, pero eso no quiere decir que no debamos estar al tanto de lo que sucede en esos lares. Por eso, para entender mejor las implicaciones de la muerte de Qasam Soleimani y de las amenazas de Donald Trump, les dejamos 6 textos que dejan claro que, por si acaso, lo mejor es comprar oro.

El miedo como instrumento, de David Penchyna Grub

Es incierto aún afirmar que el mundo está a las puertas de una nueva guerra, pero lo que es un hecho es que Trump ya hizo su parte. Si Estados Unidos es atacado o no, o si deciden unilateralmente declarar la guerra a sus enemigos, para efectos políticos electorales y mediáticos el caso es el mismo: el miedo se ha instalado –otra vez– en el centro de la agenda; el miedo estará nuevamente en la boleta y lo hará del lado de Trump. Subestimar el efecto sicológico del miedo colectivo es no entender cómo funciona una elección como la estadunidense, o al establishment sin nombre, sin bandera. Lee el texto completo publicado en La Jornada.

La muerte de Soleimani puede galvanizar la coalición chiíta contra un invasor externo

La importancia del asesinato es que él era visto como un héroe militar muy importante, que mantuvo seguro su territorio y luchó contra ISIS y contra las fuerzas de Estados Unidos en la región. No hay nadie en el mundo Islámico que los Estados Unidos pudieran asesinar que fuera un símbolo tan grande como él, alguien que pudiera unir a los pueblos como él. No creo que la administración de Trump entienda cabalmente lo que el asesinato ha causado en Irán y en las comunidades chiítas de la región. En los últimos dos días, Qasam Soleimani ha probado ser un símbolo que moverá a la gente a la acción. Lee el texto completo publicado por Democracy Now.

Cómo Gran bretaña creó la crisis en Medio Oriente, de James Barr

Hay extrañas similitudes con la situación hace exactamente un siglo. Irak estaba bajo la ocupación militar británica, pero el gobierno británico, al igual que los estadounidenses más recientemente, quería retirar sus tropas. Una fuerza externa, entonces eran los nacionalistas árabes con sede en Siria, estaba tramando violencia que esperaba podría acelerar la salida de Gran Bretaña.

En medio de las crecientes dudas sobre la sabiduría de su enfoque, Arnold Wilson, el procónsul exuberante de Gran Bretaña en el país, afirmó que no había nada que ver aquí. “Los Shaikhs y las tribus de los distritos periféricos se están estableciendo en todas partes”, insistió a un ex colega en una carta de año nuevo. “El ambiente político en Basrah es bueno, en Bagdad es justo y está mejorando, y creo que incluso en Mosul las cosas están mejorando”. Este análisis fue, en el mejor de los casos, iluso. En el peor de los casos, deliberadamente engañoso. Una revuelta sumiría a Iraq en el caos a finales de ese año, y la década de 1920 sería una década de inestabilidad en el Medio Oriente, ya que una crisis en un país se extendió rápidamente a través de fronteras recién dibujadas que no eran más que líneas en la arena. Lee el texto completo publicado en UnHeard.

El factor Soleimani, entrevista a Javier Buenrostro

Históricamente, Irán ha sido cauteloso, estratégico, pragmático, ha sabido tensar la cuerda pero también ha sabido aflojarla en los momentos de mayor tensión. Hay que recordar lo que sucedió en mayo y junio pasado con el Estrecho de Ormuz, que elevó también las tensiones entre Irán, Arabia Saudita, Estados Unidos y Reino Unido. Supieron salir de esa situación tensando y aflojando la cuerda.

Varios miembros del gobierno (Rohaní, el ayatola Alí Jamenei) han declarado que sí habrá un ajuste de cuentas, pero que no será inmediato, y eso descarta la idea de una Tercera Guerra Mundial. Lee la entrevista completa publicada por Tierra Adentro.

Matar a Suleimani: cómo el carnicero del pueblo se convirtió en un héroe antimperialista, de Hawzhin Azeez

Puedes celebrar el final de Sulaimani y seguir siendo antibélico. Condenar la forma en que Sulaimani fue ejecutado, pero aún así sentirte aliviado de que ya no está para aterrorizar a la gente. Puedes ser imperialista anti-estadounidense y anti-dictadura iraní. Ser antiimperialista estadounidense, despreciar la imprudencia de Trump contra la humanidad sin que eso signifique que debas hacer de Sulaimani un símbolo de libertad o ideología izquierdista. Sulamani era un carnicero. Trump es un megalómano peligroso. Los ayatolás son igual de culpables, cargando con la sangre de millones en toda la región financiando grupos terroristas y guerras de poder. Deje que Sulaimani muera como el carnicero que fue, con un final ilegal apropiado, el mismo que repartió a miles, sin convertirlo en un héroe antiimperialista del pueblo y, por extensión, justificando el régimen iraní. La única lealtad que se debe tener debe ser es hacia la gente común de Irán, Irak y la región. Es 2020, y ya es hora de que empecemos a ver estos temas en todas sus complejidades. A darnos cuenta de que múltiples verdades pueden coexistir y que un análisis simplista no sirve a nadie más que a aquellos que anhelan la guerra.  Lee el texto completo publicado en el blog de la autora.

Así es, muchachos y muchachas, la Tercera Guerra Mundial aún no ha llegado. Sin embargo, queda claro que las cosas se pondrán muy intensas. Ante la incertidumbre, no nos queda más que recomendarles invertir sus pocos o muchos recursos en oro. Recuerden con o sin Tercera Guerra Mundial: las monedas van y vienen, el metal, casi siempre, permanece.