TODO MENOS MIEDO

EN VIVO

EN
VIVO

Vive Latino 2020: de entre 84 actos, sólo en 19 hay participación femenina

vive latino 2020 sin mujeres francisca valenzuela

México es un país triste a veces, muy monocromático siempre, y profundamente desigual. No debiéramos seguir discutiendo al respecto, sino que tendríamos que ser firmes, constantes y claros al respecto. Un ejemplo de esta situación sin duda es la música, evidentemente los festivales y, brutalmente, el Vive Latino 2020.

¿Por qué lo decimos? Respuesta rápida: con bombo y platillo se anunció el cartel de esta muy importante cita en la vida de la CDMX, misma que presume un discurso de integración y orgullo continental, pero que ha olvidado por completo la discusión de género que se lleva a cabo actualmente en el continente. Los discursos siempre son bonitos, pero los hechos son los hechos, y ahora, haciendo cuentas, nos damos cuenta que de los 84 actos musicales que se presentarán en el Vive Latino 2020, sólo en 19 de ellos hay participación femenina.

Vive Latino 2020, ¿y las latinas?

Estamos hablando de que sólo el 20% de este festival tiene representación femenina. Pero si nos vamos más de fondo, los matices son muy preocupantes, por decir lo menos.

  • Por ejemplo:
  • +De estos 19 proyectos, Valsian, The Cardigans, Zero Kill, Rodrigo y Gabriela, Mex Futura, Odio a Botero y Fangoria, es decir 7, están compuestos por hombres y mujeres; mujeres en menor medida.
  • +De estos 19, sólo 14 son latinoamericanos.
  • +La única banda compuesta exclusivamente por mujeres es The Warning.
  • +La Bruja de Texcoco es la única, hasta dónde podemos ver, representante de la transfeminidad.
  • +Al final sólo Silvana Estrada, Madame Récamier, Skott, Bratty, Ambar Lucid, Ely Guerra, Girl Ultra, Kyary Pamyu Pamyu, Flor Amargo, The Warning, La Bruja de Texcoco y Francisca Valenzuela son proyectos que mantienen a una mujer al frente de los reflectores. Es decir, 12 actos musicales entre 84 que presume el evento.

Los números no mienten. Hay algo raro en este asunto.

¿No se puede?

Muchos van a empezar a hablar de que si el talento y que si la música no divide por sexo, que si se tienen que ganar su lugar todos y demás. Es falso amigos. Nosotros que estamos completamente al pendiente de, más o menos, casi todo lo que está pasando en español en términos musicales, les podemos decir que no es difícil encontrar cierta paridad en un cartel musical. Lo que aquí pasa es una falla profunda en el Vive Latino 2020, y esa falla, otra vez, se llama desigualdad, y más concretamente: desigualdad de género. ¿Cómo nos van a decir que un evento que puede convocar a 84 actos musicales, no puede proponer siquiera a 20 bandas en las que la presencia femenina sea notable o protagonista? Vivimos un momento de plenitud musical como pocas veces se ha visto en la historia. Las propuestas abundan y el talento germina en toda la lengua del español, y claro, aunque el #VL20 no se ha enterado, hay voces musicales femeninas importantísimas por todos lados.

Por otro lado, claro que se puede resolver, y se debe resolver. Argentina es un ejemplo claro al respecto. Les contamos que recientemente se aprobó la Ley de Cupo Femenino en Festivales de Música. Esta ley demanda y garantiza al público que, por lo menos, en todos los festivales del país del sur habrá una participación femenina del 30% en las tarimas de estos eventos. ¿Por qué comenzó este debate entre la clase política argentina? Pues porque la discusión de las calles y las redes no pudo ser ignorada y la ciudadanía decidió empujar esta iniciativa justa e importante para todas las artistas del país, y para sus mujeres en particular.

¿Y México?

¿Por qué no atienden la discusión de género las grandes productoras del país? Pues no les importa en realidad. Esa es la verdad. Sus discuros de representación y comunidad son palabras huecas que no tienen un encadenamiento con la realidad y, peor aún, con sus decisiones y propuestas; puro veneno de mercadología. Y, dicho sea de paso, no respetan ni temen al público mexicano, mucho menos a sus artistas.

El otro lado de la culpa está en nosotros el público. Por un lado los medios son cómplices y, por conservar su barra libre y sus acreditaciones entre amigos, no dicen nada. Por otro lado, el gremio musical es completamente machista y las expresiones feministas son desacreditadas y menospreciadas, al grado que ni las artistas están dispuestas a establecer un pronunciamiento en común pues les significaría el acoso de los gigantes del escenario. Y en medio está el público, que quiere un par de horas más de diversión. No importa si los costos son altísimos, o si muchos en el cartel del Vive Latino 2020 incluso han sido señalados en movimientos como el #MeToo; la cosa era tuitear, sacar un post sentido, y a lo que sigue.

Entonces son 19 actos con presencia femenina, más bien 12, en un festival de cultura latina que va a presentar más de 84 conciertos. Si les parece justo, representativo y que debe continuar, pues estamos enfermos y sin remedio próximo.